Ecomotor

El atestado del accidente de Ángel Nieto culpa a la conductora del coche: no guardó la distancia de seguridad

Ecomotor.es20/11/2017 - 17:411 comentario

Ángel Nieto falleció el pasado 3 de agosto consecuencia de las lesiones que le ocasionó un accidente de quad que sufrió en Ibiza. Ahora, poco más de tres meses después, la revista Interviú ha tenido acceso al atestado del accidente, que revela que la causa de la colisión fue que la conductora del coche que circulaba detrás del expiloto no guardó la distancia de seguridad.

Asimismo, de acuerdo a lo constatado por la Policia Local y la Guardia Civil, el 12+1 veces campeón del mundo de motociclismo circulaba sin llevar atado el casco y con los pilotos traseros de su quad embarrados.

Los investigadores concluyen que la conductora que le golpeó por detrás no guardaba la distancia de seguridad adecuada: "La mujer no se percató de la baja velocidad con la que circulaba el vehículo delantero y le dio alcance, haciendo que su conductor saliera proyectado hacia la parte delantera", explican.

Por su parte, la testigo ocular a la que han recurrido las autoridades, una mujer portuguesa que conducía su coche por el carril contrario al de Ángel Nieto justo en el momento del impacto, añade: "Me dirigía a mi trabajo y en el sentido contrario al mío circulaban un quad y un coche Fiat. Iban muy juntos. En un momento dado, el Fiat ha golpeado por detrás al quad y el conductor ha salido despedido", reza el escrito.

La conductora lo niega

No obstante, la conductora alemana que conducía el vehículo que impactó con el cuatriciclo de Nieto niega que la separación entre ambos fuese insuficiente: "Había unos tres metros de distancia respecto del vehículo que me precedía. Él ha frenado de golpe y entonces he frenado yo también, pero ya no he podido hacer nada", explica. El texto aclara además la "total ausencia de sintomatología etílica" de la implicada en choque.

La teutona agrega que "no pudo ver las luces del freno", un alegato que concuerda con lo recogido por la Guardia Civil: "Tanto la luz de posición trasera como la luz de frenado [del quad] se encontraban tapadas por barro, impidiendo su visualización por los demás usuarios de la vía", señala. Asimismo, "el indicador de dirección trasero derecho se encontraba desprendido de su posición natural, funcionando correctamente, pero dificultando su visibilidad", lo que parece clave puesto que Nieto pretendía "girar a la derecha para acceder a un parking" en el momento del choque.

A pesar de que el documento no aclara otras posibles causas como la velocidad, la testigo afirma que Nieto "circulaba a una velocidad moderada", y la velocidad del coche era "más de cuarenta kilómetros por hora, no iba rápido". El tramo de la calzada, en cualquier caso, está limitado a 90 km/h.

A falta la decisión del juez, la conductora puede ser sancionada con una multa de 200 euros o hasta cuatro años de cárcel.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias

Deja tu comentario

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Comentarios

1
#1satanás | 04-12-2017 / 11:13
0

Vista la descripción de los hechos se constata que, como casi siempre, el accidentes es una concatenación de causas, siendo la distancia de seguridad la más relevante pero no la única.

Yo, sinceramente, no veo responsabilidad penal en este desgraciado hecho. La cuestión, a mi entender, deberá dilucidarse exclusivamente en el ámbito de la responsabilidad civil.

El Flash de EcoMotor
Ver todos

Blogs Ecomotor.es

Ver más noticias
Ver más noticias