Famosos

La carta de Tamara Falcó a Íñigo Onieva al cumplirse un año de su boda (con mensaje a Dios incluido)

Un año ha pasado desde que Tamara Falcó (42) e Íñigo Onieva (35) se dieran el 'sí, quiero'. El matrimonio tuvo que pasar por unas cuantas peripecias para pisar el altar, pero finalmente sellaron su amor. Lo hicieron en El Rincón, el palacio que la marquesa de Griñón heredó de su padre, Carlos Falcó. Este lunes, ella ha recordado la ceremonia con unas imágenes inéditas y dedicando unas bonitas palabras al empresario.

"Parece que fue ayer cuando nos dábamos el sí quiero delante de Dios, nuestros familiares y amigos y hoy cumplimos nuestro primer año como marido y mujer. Me llena el corazón de felicidad ver como hemos ido construyendo nuestro hogar juntos. Te quiero mucho, mi amor. Por muchos años más brindando juntos", ha expresado la hija de Isabel Preysler en Instagram.

La aristócrata ha publicado, junto a estas palabras, dos fotografías en blanco y negro. En una aparece dándose un beso con su marido tras finalizar su promesa de matrimonio y, en la otra, se les ve cogidos de la mano. "Felicidades, pareja", "Enhorabuena", "Os lo merecéis" o "Eres auténtica y eso vale mucho" son algunos de los comentarios que recoge la publicación, a la que han respondido algunos rostros conocidos, como Victoria Federica, que ha escrito dos corazones.

Desde que firmaran su unión en matrimonio, Tamara e Íñigo han anotado nuevos capítulos a su historia de amor. Ambos se mudaron juntos y prevén ser padres, algo que llevan con mucha discreción. La hermana de Ana Boyer arrastra desde hace meses la presión por iniciarse en la maternidad, y, aunque en más de una ocasión ha manifestado su deseo de quedarse embarazada -hace unos meses fue vista en una clínica de naprotecnología, medicina reproductiva no invasiva-, afirma que no le supondrá un drama no ser madre.

Mientras tanto, la colaboradora de El Hormiguero continúa en la mesa de debate de Pablo Motos y llena su agenda de eventos y nuevos retos profesionales, pues recientemente hizo sus primeros pinitos como diseñadora. Su marido, por su parte, inauguró el restaurante Casa Salesa, un proyecto que le aleja de sus negocios en el mundo de la noche madrileña. De hecho, hay quienes dicen que, tras su polémica infidelidad, Tamara le pidió que dejara la fiesta para centrarse en otro tipo de iniciativas, así como para volcarse en una de las grandes pasiones de ella: la Iglesia. En estos meses les han asaltado los rumores de crisis, pero ellos se mantienen firmes.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud