menu

Opinión

Los españoles no pueden pagar la irresponsabilidad del Gobierno

  • Ciudadanos estaría en la misma posición con un Gobierno del PP
  • No se puede justificar que miles de familias queden en desamparo
La diputada y l?der de Ciudadanos In?s Arrimadas.

María Muñoz

En los principales países de nuestro entorno, el mero hecho de que los expertos hayan recomendado continuar con el confinamiento ya sería suficiente para votar a favor de la prórroga del Estado de Alarma. Sin embargo, la cuestión se ha revelado más compleja en España. A ello, sin duda, ha contribuido la actitud que el Gobierno ha mantenido: rehuyendo el consenso y, sobre todo, negándose a trabajar en un Plan B y hasta jactándose de ello.

Empecemos por lo obvio: lo que se ha votado en el Congreso de los diputados ha sido la prórroga, durante 15 días más, del Estado de Alarma como mecanismo constitucional para decretar el confinamiento. Nada nuevo para Ciudadanos, que votó a favor en las tres ocasiones anteriores y no se ha movido de su posición.

En ningún caso se ha tratado de una votación sobre Pedro Sánchez o para debilitar al Gobierno, como han planteado los grupos que se han posicionado en contra, como Vox, ERC, JxCat o la CUP. Para estos partidos políticos, el castigo al Gobierno o el plebiscito sobre la figura del presidente está antes que la pandemia, el confinamiento o que la garantía de que los Erte y la prestación extraordinaria de autónomos se mantienen y extienden más allá de esta situación jurídica de excepcionalidad.

Lo cierto es que sobran los motivos para censurar la unilateralidad y los excesos con los que el Gobierno se ha venido conduciendo en esta crisis. Como le dijo ayer Inés Arrimadas en el Congreso, el sí de Ciudadanos no es un síni al Gobierno ni a su gestión, pues nada tiene que ver con esto, sino con algo mucho más importante -una pandemia que se ha cobrado ya la vida de más de 26.000 personas y el empleo de millones de españoles-, no es un voto a favor para que siga tomando las decisiones sin contar con nadie, para que cuele a Iglesias en el CNI, para que haga nombramientos de tapadillo o adjudique contratos sin la menor transparencia.

El señor Sánchez, desde luego, no lo está poniendo nada fácil para dejar a un lado el partidismo y las aversiones personales, para que se ponga por delante el interés de los ciudadanos. Pero en Ciudadanos teníamos claro que no íbamos a permitir al Gobierno que consumara su amenaza a los españoles. Cada vez que votamos una medida, lo hacemos pensando en los intereses de los españoles por delante de cualquier otra consideración, incluidos los desprecios que nos hace habitualmente el señor Sánchez.

Nuestro sí a la prórroga del Estado de Alarma es un sí condicionado a que el Gobierno cumpla los compromisos que hemos arrancado a Pedro Sánchez. En primer lugar, que se desvinculen del Estado de Alarma todos los Ertes, ayudas, prestaciones y subsidios a empresas, trabajadores y autónomos afectados por el coronavirus, y que se extiendan cuando el Estado de Alarma decaiga, integrándose en la legislación económica ordinaria.

Probablemente, quienes no han apoyado la prórroga del Estado de Alarma o están centrando la cuestión en Sánchez oculten que, si hubiera ganado el no que ellos votaron, toda la protección económica y social decretada a causa del coronavirus habría decaído el próximo domingo. Sánchez amenazó con ello y es muy capaz de hacerlo, pero los españoles no se merecen sufrir la irresponsabilidad de su Gobierno.

La culpa de que esto hubiera sucedido sería, desde luego, del Gobierno y no de la oposición, pero eso no justificaba en ningún caso dejar a millones de familias desamparadas en medio de la peor crisis económica del último siglo. Con este compromiso, Ciudadanos ha conseguido desligar estas ayudas del Estado de Alarma y que los Erte y prestaciones de autónomos no vuelvan a depender más de si el Gobierno pierde una votación en el Congreso.

Porque, el pasado sábado, nos enteramos por la Prensa de que no había plan B. Y esto, nuevamente, es una grave irresponsabilidad de Pedro Sánchez. Si hubiera ganado el no, el domingo todos los españoles habrían podido salir a la calle sin ninguna restricción, moverse a segundas residencias, ir a la playa o a la discoteca, con los rebrotes que todo ello habría supuesto y los consabidos resultados: colapso de UCIs, personas fallecidas a millares, sanitarios sin protección adecuada, etc.

Por ello, el segundo compromiso que le hemos arrancado al Gobierno a cambio de nuestro sí es trabajar en un Plan B de salida ordenada del Estado de Alarma, con más mascarillas y más test para la población.

La tercera condición que hemos acordado es abrir un canal directo de comunicación entre Gobierno y oposición para que Sánchez informe, escuche y consensue las medidas para hacer frente a la crisis con el resto de fuerzas políticas, con los gobiernos autonómicos y con los agentes sociales. Desde Ciudadanos seguimos abogando por la unión y el entendimiento para salvar vidas y salvar empleos, dejando a un lado las cuestiones de partido y poniendo por delante todo lo que nos une. Desde el minuto uno, en Ciudadanos tendimos la mano al Gobierno para luchar juntos contra esta terrible pandemia y la subsiguiente crisis económica.

Les propusimos que activaran el Estado de Alarma cuando estaban paralizados, les propusimos que flexibilizaran los Ertes como alternativa a los despidos, que aprobaran una prestación extraordinaria para autónomos y una línea de crédito avalada por el Estado. Desde el primer momento, hemos apostado por la utilidad, pese a que el Gobierno ha querido tomar las decisiones sin contar con nadie y no lo ha puesto fácil.

Toda España sabe cuál es nuestra opinión sobre Sánchez y sabe que estamos muy alejados ideológicamente de su Gobierno, pero en Ciudadanos podemos presumir de poner los intereses de los españoles por encima de todo. Las consecuencias de haber votado no habrían sido nefastas: millones de empresas y familias sin ningún tipo de ayuda, y un rebrote mortal de la enfermedad. Por tanto, hemos votado sí a 15 días más de Estado de Alarma, 15 días más en los que el confinamiento seguirá actuando contra el contagio, 15 días condicionados a que el Gobierno vaya preparando un plan garantista y ordenado para salir de esta situación excepcional, porque no podemos vivir en la excepcionalidad hasta que haya una vacuna.

Nuestro sí, en definitiva, es un voto de conciencia para ser útiles a los españoles. Nadie puede dudar sobre dónde estaría Ciudadanos si el Gobierno fuera del PP: en el mismo lugar que ahora, dando estabilidad, pidiendo unidad y arrimando el hombro para salvar vidas y salvar empleos.