Televisión

Jordi González no descarta pedir la cabeza de colaboradores "si alguno me resultara particularmente detestable"

Jordi González dice que en televisión quiere "ser eficaz", "un soldado" que va "a la línea de batalla" a defender lo que le manden. Su nuevo frente es Lazos de sangre, el programa que TVE le ha vuelto a entregar por segundo año a pesar de los catastróficos resultados que está consiguiendo los fines de semana en D Corazón. Este domingo, sin ir más lejos, el programa estuvo hundido, con un 5,4%, y arrastró al Telediario de las 15.00 a la tercera opción, con un humillante 7,8% en plena jornada electoral.

Pues bien, tras el patinazo de los fines de semana, González lo va a intentar ahora los miércoles por la noche con un Lazos de sangre que estrena plató, nuevos colaboradores y con Paquirri como protagonista de su primer programa y una gran exclusiva: la entrevista a su primera novia americana. Un estreno en el que también veremos el regreso de Bárbara Rey a la tele contando su romance con el torero.

"Llego con ilusión y con ganas, y con ánimo también, porque tengo muy buen recuerdo del año pasado. TVE se ha dejado los cuartos", cuenta Jordi, cuya labor en el programa es presentar el debate posterior a los documentales que el equipo del programa lleva preparando desde noviembre. "A mí me dan el material y defiendo esto como puedo, pero no tomo decisiones sobre nada", dice antes de confesar que la única decisión que estaría dispuesto a realizar llegaría si no soportara a uno de los colaboradores: "Si alguno me resultara particularmente detestable, pediría por favor, que no estuviera. En ningún caso montaría una guerra. Pero eso puede pasar pocas veces, porque vivo bastante bien con la gente", dice Jordi, que sin embargo sí confiesa que alguna vez ha pedido alguna cabeza: "Sí, sí, una vez, con una persona que colaboraba -no digo colaborador-, en un debate de Gran Hermano. Imagínate", reconoce sin pudor.

En TVE, como ha explicado Informalia, Jordi González también ha hecho sus peticiones sobre D Corazón y, además, las ha lanzado directamente a la cúpula de la cadena, en vez de a la dirección del programa. En cualquier caso, nada de lo que han intentado ha funcionado, porque D Corazón languidece en el access sobremesa de los sábados y domingos, a pesar de tener un presupuesto de más de 60.000 euros por cada programa, muy superior a lo que suponía la versión clásica de Corazón, que no tenía un despliegue tan grande ni contaba con colaboradores. Hay que tener en cuenta que ahora mismo D Corazón cuenta con la participación de caras tan populares como Alba Carrillo o Terelu Campos. Esta última se embolsa 600 euros por cada emisión. Jordi González, por su parte, se embolsa 1.900 por cada día que presenta el programa, una cantidad que está por encima de la que recibe Anne Igartiburu (1.750) por la misma labor.

Descarta sustituir a Cantizano: "No quiero madrugar"

Respecto a su trabajo en D Corazón no ha ocultado que no se siente tan a gusto como en su nuevo regalito de prime time, aunque no ha querido generar polémica: "No es el formato en el que yo me pueda sentir…", ha dicho sin acabar la frase, para que ésta acabara siendo "el titular de la entrevista". Lo único que ha dicho ha sido que para él Anne es "un balneario" y que si aceptó el reto es por el equipo que hay detrás: "Es un formato que hago a gusto porque la gente que lo hace es profesional y es de primera división. Es lo que tengo que decirte del programa. Lo hago por eso. Si fueran amateurs o bordes o tontos, pues no lo haría. Pero en este caso se da la circunstancia de que son buenas personas, inteligentes, listas y espabiladas".

Finalmente, sobre la confianza que ha depositado la pública en él, lo que sí que ha dejado claro es que no aceptaría suplir a Jaime Cantizano al frente de Mañaneros: "No, yo no quiero madrugar. Ya madrugué en la radio hace años", ha dicho rotundo.

Esta temporada de Lazos tendrá a Carmen Martínez-Bordiú, Raphael, Ana Belén y Víctor Manuel, Peret y Andrés Pajares y Fernando Esteso como protagonistas en sus otras entregas, en las que Jordi va a contar en El Debate con un nuevo grupo de colaboradores, entre cuyos rostros están los de Valeria Vegas, Nacho Montes, Rosa Villacastín, Óscar Higares o Chelo García Cortés, a la que González dio curiosamente la alternativa televisiva hace 27 años. "Trabajar con ella va a ser un revival, tenemos tanta complicidad ella y yo después de tantos años que mirándonos nos intuimos". Por su parte, Chelo dijo de González: "Pues para mí es un lujo estar con Jordi porque luchó por mí en TV3", y recordó la tranquilidad que le dio tenerlo a su lado en Supervivientes: "Yo me acuerdo de que un día tuve una crisis horrible, terrible. Yo estaba muy cabreada y él cogió el micrófono, y me dijo: "Chelo, soy Jordi. Me conoces, ¿verdad? Sabes que no te miento". Y ahí me relajé, porque sabía que Jordi González nunca me mentiría".

Chelo aprovechó su encuentro con los medios para confesar que ahora en televisión y especialmente en Ni que fuéramos Shhh se ve más relajada. ¿El motivo? "No me importa lo que digan de mí en las redes". "Pero estoy feliz porque esto me sirve para seguir haciendo televisión, que es lo que yo quiero, porque me gusta la cámara. Y encima tengo la suerte de poder elegir otras cosas y decirle que sí a Jordi", remató la catalana, que además hace "triplete" televisivo en TV3, en L'Altaveu.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud