Famosos

Entramos en el casoplón de Sonsoles Ónega: oda a los libros, un gran jardín y grandes ventanales

La vida le sonríe a Sonsoles Ónega (46), que presume de encadenar muchas alegrías tanto en lo profesional como en lo personal. La presentadora, que el pasado año se alzó con el premio Planeta por Las hijas de la criada, novela que será adaptada en formato audiovisual, ha apuntado buenos datos en las tardes de Antena 3 con Y Ahora Sonsoles. Y eso no es todo, ya que fuera de los platós pasa tiempo de calidad con sus hijos y su novio, Juan. Ya sea fuera como dentro de su casa, un chalet ubicado a las afueras de Madrid que le brinda todo tipo de facilidades.

La periodista es muy recelosa de su intimidad. Sin embargo, en su perfil de Instagram ha asomado en ocasiones algunas partes de su vivienda, valorada en más de un millón de euros.

Situada en una urbanización de Majadahonda, en una de las zonas más tranquilas y acomodadas de la capital, le permite relajarse y disfrutar de algunas de sus pasiones, como la lectura y la escritura. Y una muestra de ello es la gran biblioteca que les sirve a ella y a sus hijos para hacer sus tareas, leer o curiosear entre páginas y pantallas.

Otra de las estancias que la comunicadora ha mostrado en sus redes es el salón, un espacio muy luminoso gracias a su gran ventanal y a los colores neutros con los que está decorado. Algunos de los elementos decorativos son de colores crema, y la mesa central es transparente, lo que dota de profundidad la estancia.

Cabe decir que Sonsoles también aprovecha este lugar para ordenar sus libros, que incluso se encuentran en el suelo, cerca de su alfombra de rafia. En el exterior, cuenta con un amplio y comodísimo jardín del que también disfrutan sus perros.

Por otro lado, la cocina combina toques modernos con otros más clásicos. Cuenta con una isla que divide estos dos espacios y que está hecho en madera maciza.

También en el lugar pone un papel pintado a la pared que proporciona un toque más vintage. La zona que es más especial para Sonsoles, además de la biblioteca, es su despacho, donde pasa muchas horas en el día. Y lo mismo ocurre con su dormitorio, de colores claros.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud