Casas Reales

Cómo Iñaki Urdangarin blinda su divorcio con la infanta Cristina: está cansado de "comerse marrones"

Hubo una escenificación de paz, de unidad y de buen rollo entre los Urdangarin y los Borbón. Ginebra fue el escenario y la graduación de Irene el motivo que propició el reencuentro. En este contexto, en el exclusivo cinco estrellas Four Seasons Hotel des Bergues, se desarrollaba ese evento que ponía fin a un larguísimo año de stand-by del matrimonio. Tras la mayoría de edad de Irene, arranca este proceso de divorcio, que se produciría en unos términos que ha solicitado Iñaki si finalmente llega a un acuerdo con su mujer. El jugador de balonmano blinda este divorcio para evitar filtraciones y busca una compensación porque está "cansado de marrones" y porque se ha "comido muchos", tal y como publica El Cierre Digital, citando fuentes del entorno del ex duque.

Estos acuerdos de divorcio tendrían lugar en un despacho de Ginebra. Pasan por la solicitud de Iñaki de recibir 25.000 euros al mes, que se sumarían a los dos millones por indemnización y varias propiedades inmobiliarias, según ha publicado el digital. Paga el suegro. Juan Carlos I se haría cargo de esta compensación económica para el ex duque de Palma, que además habría solicitado que este dinero le fuera entregado a través de un documento privado firmado ante notario en Suiza para cubrirse las espaldas de la Agencia Tributaria, publica el mencionado medio. Recordemos que Urdangarin tributa en España.

En este contexto se cruza el deseo del rey Juan Carlos de repartir su herencia, que se formalizaría también en Suiza, en la ciudad de Lausana, menciona el diario. El reparto de la herencia tendría como beneficiarias a sus dos hijas, Cristina y Elena, después de que su hijo Felipe VI renunciara a la misma.

En cuanto a los "marrones", de momento Iñaki ingresó en prisión en junio de 2018, hace ahora cinco años, en Brieva (Ávila), para cumplir condena por el caso Nóos. El Tribunal Supremo le condenó a cinco años y diez meses por malversación, fraude, prevaricación, dos delitos fiscales y tráfico de influencias. Desde marzo de 2022, el ex deportista disfruta de libertad condicional.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud