menu

Economía

España necesita construir 2 millones de pisos en alquiler en 15 años

  • El sector pide seguridad jurídica para invertir 300.000 millones
<i>Foto: Archivo</i>.

Alba Brualla

El alquiler está ganando cada vez más adeptos en España siendo el modo de vida elegido por el 20% de la población, lo que supone que este mercado ha duplicado su tamaño en los últimos 15 años, según los datos de Eurostat. Sin embargo, su crecimiento se está topando con muchas piedras en el camino, ya que el incremento de la demanda no ha llegado acompañado de un aumento de la oferta al mismo nivel, lo que ha provocado la saturación de ciertos mercados como Madrid y Barcelona, donde varios de sus barrios han experimentado encarecimientos de hasta el 18%, situándose en algunos casos por encima de los precios de la época del boom.

Ante esta situación, los grandes actores de este mercado y expertos inmobiliarios aseguran que la producción de vivienda destinada al alquiler y las políticas que incentiven a los propietarios a poner sus pisos en el mercado son dos de las vías más importantes para dar agilidad a un engranaje que ahora mismo se encuentra oxidado.

"El alquiler es un sector de enorme trascendencia social, del que dependen más de 10 millones de inquilinos y más de 4 millones de pequeños ahorradores españoles e inversores institucionales que tienen en el alquiler una forma de complementar sus rentas y sus pensiones", explica Azora en un completo informe sobre el mercado del alquiler.

La gestora asegura en este estudio que el déficit de vivienda en alquiler comparado con nuestro entorno representa otros 2 millones de viviendas que habrá que construir otra vez durante los próximos 15 años para satisfacer la cada vez más creciente demanda. "Mantener una seguridad jurídica y un equilibrio contractual es básico para atraer unos 300.000 millones de euros de ahorro privado e institucional necesario para financiar este nuevo stock de vivienda. Se trata de una inversión equivalente al 30% del PIB en 15 años o el 2% del PIB cada año", apunta la firma.

Según Azora, una de las mayores gestoras de vivienda en alquiler en España, la fabricación de estos pisos es fundamental para que no se produzcan "desequilibrios estructurales entre oferta y demanda, y es vital para garantizar el acceso a la vivienda a través de la fórmula del alquiler para millones de familias españolas, especialmente de los más jóvenes y las familias más vulnerables". Así, según el Ministerio de Fomento y Eurostat, el alquiler se ha convertido en la solución de acceso a la vivienda para el 75% de los jóvenes españoles menores de 29 años (frente al 40% en 2007) y para el 40% de las familias con una renta inferior al 60% de la renta media nacional.

Los grandes retos

Según apunta Azora en su informe, los tres retos más importantes del sector son, por un lado, "el establecimiento de una política de vivienda social pública para resolver la situación de las personas de alta vulnerabilidad y en riesgo de exclusión social".

En España hay solo un 1,5% de vivienda social frente al 15% de media en la UE, el dato más bajo de la UE solo por encima de Letonia, Grecia y Chipre. Además, se dedica menos de un 0,05% del PIB a políticas de vivienda, entre 20 y 60 veces menos que nuestros vecinos.

"Hemos sufrido un abandono de la política social durante los últimos 10 años por parte de todos los gobiernos y administraciones, verdadera razón de las situaciones de vulnerabilidad sin atender", denuncia la gestora.

Otro de los retos es "la creación de un parque de alquiler a precios asequibles por debajo de mercado para las familias de rentas mas bajas y los jóvenes españoles".

Solo 1,25% de la vivienda en alquiler en España es protegida a precios asequibles, explica la gestora, que apunta que "más del 95% de la vivienda protegida que se ha construido en España se ha dedicado a la venta y no al alquiler, probando que las distintas regulaciones de los distintos gobiernos durante los últimos 15 años se han mostrado contrarias a la creación de un parque asequible en alquiler a largo plazo y estable".

Finalmente, apunta a la necesidad de volver a incrementar la oferta en al menos otro 30% en los próximos 15 años. "El problema hoy y futuro en vivienda libre no es la subida de precios (que según datos del propio Ministerio de Fomento aún están por debajo del 2007 en un 15,5%) sino la total ausencia de stock libre para alquiler ante el fuerte crecimiento de la demanda", concreta Azora.

Urbanismo bloqueado

Según Idealista, la oferta de pisos en alquiler en Madrid y Barcelona se redujo más de un 60% de 2015 a 2017, y casi el 60% de los pisos que se anuncian en estas ciudades se alquila en menos de siete días.

En este contexto, la construcción de viviendas en alquiler se hace indispensable, si bien, otro de los grandes obstáculos está, según Azora, en las administraciones, y su lentitud en la tramitación urbanística de los suelos y la aprobación de las licencias (de edificación y de primera ocupación). "No puede ser que se paralicen planes de desarrollo de suelos durante décadas, que se tarde 25 años en transformar el suelo en finalista, y que después de saltar esos obstáculos se tarde entre 12 y 18 meses en obtener la aprobación de las licencias".