Famosos

Cuatro años de la muerte de Aless Lequio y del renacimiento mediático de Ana Obregón: del dolor a las polémicas

  • En 2020 se llevó el mayor golpe que se puede llevar una madre: la muerte de un hijo
  • Desde entonces, también hemos sido testigo de su renacimiento mediático 

El 13 de mayo de 2020 fue el día más doloroso para Ana Obregón y Alessandro Lequio. Dos padres perdieron a su hijo, el único de la actriz, a causa del sarcoma de Ewing y a la temprana edad de 27 años. En estos cuatro años la vida de la presentadora y bióloga ha dado un vuelco, especialmente desde que en marzo del año pasado llegara al mundo Ana Lequio Obregón, nacida por vientre de alquiler y según la bióloga gracias al semen conservado de su hijo fallecido.

"Se apagó mi vida", fueron las palabras que Obregón escribió a primera hora de la mañana del día siguiente tras regresar de Barcelona, donde Aless perdió la vida tras semanas ingresado. Desde ese momento, la protagonista de Ana y los 7 encontró en las redes una ventana para compartir su dolor y encontrar el apoyo de una España que se volcó con ella. De los 100.000 seguidores que tenía por aquellas fechas en Instagram pasó a tener en cuestión de pocos meses más de un millón.

Seis meses después de lo peor que le puede pasar a una madre, la actriz y presentadora concedió su primera (de tantas) exclusivas a Hola. Desgarradores titulares con los que un país enteró volvió a empatizar, aunque también comenzaban a aflorar las críticas de quienes consideraban que sacaba rédito económico y mediático a su dolor (que es indiscutible).

A finales de 2020, medio año después de la tragedia, Obregón recibió la tarea de dar las Campanadas de TVE. Algo que no hacía desde 2004, cuando en pleno éxito de Ana y los 7 las dio por última vez con su querido Ramón García desde la Puerta del Sol. Hasta el año que murió su hijo, el ente público no se volvió a interesar en ella para despedir el año, algo que en su día criticó duramente Risto Mejide. Aquel año no solo fue difícil para ella, pues la pandemia del Covid hizo que todos estuviéramos más sensibles y empatizáramos todavía más con la pérdida de la actriz. Como cuando Isabel Pantoja concedió su primer concierto tras la muerte de Paquirri o cuando Rocío Jurado se despidió de su público con una histórica gala en la que el cáncer ya mellaba su salud.

El interés mediático por ella era exponencialmente mayor al de los últimos años, cuando la presencia que tenía en la pequeña pantalla se reducía a alguna que otra entrevista o a participaciones en algún programa, como aquel Masterchef Celebrity en 2019 del que fue la primera expulsada. En 2016 también tuvo su propio reality en DKISS, una aventura con la que pinchó en audiencias.

En su renacer mediático de 2020 en adelante, tampoco pararon de darse las exclusivas y de nuevo otras Campanadas en 2022 (las del 2021 no pudo darlas a causa del Covid-19). Antena 3 también la recuperó tras años sin contar con ella para tenerla como miembro del jurado de Mask Singer. Son solo algunos ejemplos. En febrero de 2023, tras crear con Lequio la fundación de su hijo, anunció que estaba preparando un libro sobre la enfermedad de Aless. Unas páginas que escondían su gran secreto: el de traer a Ana Sandra al mundo.

El libro no se publicó hasta abril de 2023, justo un mes después de que naciera la niña por vientre de alquiler. Obregón llevó en secreto el proceso de gestación de la pequeña pero en el libro ya estaban escritos sus deseos de tener a la pequeña, según ella para cumplir con la última voluntad de su hijo. Puso como testigo de aquella voluntad a Alessandro Lequio, aunque esto nunca ha sido confirmado por el conde italiano, que al contrario que la actriz no quiere hablar de su hijo en televisión ni participar en las polémicas generadas por la actriz.

Una portada histórica

Obregón reabrió un gran debate en España cuando la revista Hola la sacó en su portada saliendo del Memorial Regional Hospital con la pequeña en brazos. Madre de una niña, rezaba entonces la publicación. A la semana siguiente salió la entrevista de Obregón en la que anunció que la hija era, según ella, hija de su hijo. Y durante todo esto tiempo las críticas por recurrir a la gestación subrogada, utilizando el cuerpo de otra mujer a cambio de una compensación económica, no han parado de darse. El debate llegó incluso hasta el Congreso de los Diputados, pues el vientre de alquiler es ilegal en España y hay quien considera que hay un vacío legal cuando se permite que padres y madres inscriban a sus hijos nacidos por subrogada en otro país.

El nacimiento de Ana Sandra fue el detonante. Dividió a la opinión pública: de la madre rota de España pasó a ser una de las famosas patrias más odiadas y queridas a partes iguales. No solo ha sido cuestionada por recurrir a esta técnica, sino también por quien considera que es un auténtico disparate que se hiciera a cargo de una recién nacida cuando ronda los 70 años. Además, el hecho de que la exponga día sí y día también en sus redes sociales y de que la venda en su revista de cabecera también genera un gran debate. Hay que recordar, además, que su hijo era reservado con su vida privada.

Al debate generado por la actriz por todas estas vertientes se sumó la información publicada por este portal acerca de las donaciones que prometió a la fundación Aless Lequio. Ella misma entró en un bucle de contradicciones dando varias versiones: que si las cuentas de la editorial todavía no se habían liquidado por lo que todavía no pudo donar lo que prometió, que si ahora tenía una boca que alimentar y por eso lo de las exclusivas se lo quedaba ella... Obregón, tras la presión mediática recibida en los últimos meses y después de que sus valores se pusieran en entredicho, terminó diciendo en su entrevista muy bien remunerada en De Viernes que a la fundación "han entrado más de 100.000 euros de derechos de autor para investigar el cáncer de niños y jóvenes". Sin embargo, no ha informado sobre el dinero de las exclusivas que en su día también prometió donar. Informalia también publicó que la artista, que presume de haber corrido con todos los gastos de la enfermedad de su hijo, cobró del seguro médico el dinero que gastó en el tratamiento de su hijo: "Hasta los viajes".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud