Famosos

Carla Vigo deja el piso tutelado donde se recuperaba en Madrid: busca un nuevo hogar

Carla Vigo (23) ha hablado en varias ocasiones de sus problemas de salud mental, la cual empeoró con la muerte de su madre, Érika Ortiz. La joven lleva desde entonces recibiendo atención psicológica, y a finales del pasado año se instaló en un piso tutelado situado en el centro de Madrid. No obstante, parece que la joven evoluciona favorablemente, pues ha recibido el alta y ya busca un nuevo hogar donde ser independiente.

La vivienda donde vivía la sobrina de Doña Letizia inauguró su condición de tutelada en octubre de 2019, y cuenta con los servicios de la Asociación de Iniciativas Sociales, la cual "pone a su disposición pisos tutelados para personas con enfermedad mental", que "son propensas al aislamiento y tienden a dejar de participar en cualquier actividad que implique relación o contacto social". Carla recibió en ella atención de profesionales durante cuatro meses, pero ahora busca un nuevo hogar, según informa El Español.

La joven está en busca de "la casa de sus sueños" y ya está "totalmente sana" después de su ingreso en un hospital psiquiátrico. Por ello, ha encomendado este propósito a la agencia inmobiliaria alemana Engel & Völkers.

"Ha sido este pasado miércoles, 17 de abril, cuando la estrenada influencer se ha desplazado a uno de los locales de la agencia en la capital española en busca de una vivienda. Carla acudió con un look a juego compuesto por un top asimétrico y una falda en tono verde pistacho y un bolso marrón Birkin de Hermès", cuentan al citado medio.

Sus problemas de salud mental

Carla habló en una entrevista reciente de las malas experiencias que ha vivido desde los 14 años. En este tiempo ha tenido varios intentos de suicidio y ha padecido bulimia y anorexia. "No era feliz, era una sensación bastante fea y, como no me sentía bien conmigo misma, me dio por la rebeldía. No quería estudiar, hacía fiestas en casa... Sentía que me faltaba mi madre. Era un vacío que quería llenar pero no sabía cómo", recordó.

En aquella época fue consciente de que estaba dejando de comer y empezaba a "vomitar". "Fue cuando empecé a mirarme al espejo y a odiarme. No me quería". "Sabía que era autodestructivo para mí, por la experiencia que tuvo mi madre, y me daba mucho miedo. Por eso le dije a mis seres queridos: 'Me estoy matando poco a poco y no quiero que me pase lo mismo que a mi madre'", explicó la joven.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud