Casas Reales

Kate Middleton planta cara a las presiones en pleno tratamiento contra el cáncer: "Le da igual lo que piensen los demás"

Han pasado casi tres meses desde que la princesa de Gales anunciara, a través de un vídeo grabado desde los jardines de su residencia, que lucha contra un cáncer diagnosticado tras una cirugía abdominal. Una situación muy complicada que ha decidido vivir en la más estricta intimidad para centrar todas sus energías en la recuperación, a diferencia de su suegro, que lucha contra la misma enfermedad pero retomó su agenda institucional y sus apariciones públicas apenas tres semanas después de comenzar su tratamiento. La ausencia de Kate Middleton de la esfera pública ha puesto muy nerviosos a ciertos miembros del gobierno y del propio Buckingham, temerosos del daño reputacional que pueda ocasionar, pero la esposa del príncipe Guillermo no está dispuesta a ceder ante las presiones: "Realmente no le importa lo que piensen los demás".

Así lo afirma una persona muy cercana a Kate Middleton en New York Post: "Ella no se presiona a sí misma para hacer nada ni ver a nadie porque los plazos en una situación como esta pueden hacer que la recuperación sea mucho más estresante. A ella realmente no le importa lo que piensen los demás". A sus 42 años, la prioridad de la princesa es tanto su bienestar como el de sus tres hijos, George, Charlotte y Louise, y precisamente está aprovechando este tiempo de retiro para pasar más tiempo con ellos. "Está tratando de hacer la vida lo más normal posible para sus hijos", dice esta amiga. "Kate pasa tiempo descansando cuando los niños están en la escuela, por lo que puede ser la versión más optimista de sí misma cuando los niños están en casa. Ellos lo han pasado mal y ella se esfuerza para hacer actividades juntos y divertirse".

Desvela también que la princesa es extremadamente diligente con sus citas médicas y sigue las indicaciones de los expertos al pie de la letra: "Ella está muy concentrada en mejorar", señaló la fuente. Evoluciona despacio aunque favorablemente y no ha perdido su sentido del humor: "William está preocupado pero ella le asegura que todo va a estar bien, incluso bromea sobre todo el dinero que ahorra en ropa al saltarse los eventos reales".

Presiones desde la cúpula

Pero no todos apoyan el comportamiento de Kate Middleton en estos últimos tres meses. La falta de informaciones en las primeras semanas generó una crisis de comunicación en Kensington Palace y no quieren cometer los mismos errores. Allí están ansiosos por la reaparición pública de la princesa y presionan para forzar que sea lo antes posible: "Es un secreto a voces que el Gobierno del primer ministro lleva semanas presionando a la familia real y en particular, a Kate Middleton. El Gobierno de Sunak quiere que la mujer del príncipe Guillermo de Inglaterra vuelva a aparecer en público de forma urgente", ha asegurado el experto político Patrick Handscombe. "Su reaparición aumentaría substancialmente el factor 'bienestar' de la opinión pública británica respecto a la monarquía y a la situación que vive el país. En la actualidad, en Gran Bretaña reina un ambiente de malestar generalizado que coincide en el tiempo con las elecciones del nuevo parlamento que tendrán lugar a principios de julio".

Handscombe afirma que "la ciudadanía culpa al Gobierno por el ambiente tenso que reina en el país y una Kate Middleton de buen humor y recuperada ayudaría a calmar los aires", pero a pesar de las presiones la decisión está en manos, únicamente, de Kate: "Sunak no puede obligarla".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud