Casas Reales

Juan Carlos I, 'el señor de los anillos': ganar en las regatas de Sanxenxo le da alas

Se llama Oura. El anillo de don Juan Carlos monitoriza la calidad del sueño y hace un tracking de la temperatura corporal y de la frecuencia cardíaca. También, mide el oxígeno en sangre. Va conectado con la aplicación móvil y memoriza los entrenamientos. El Rey emérito lleva este anillo en la mano izquierda. Lo publica El Español.



Las rías gallegas le dan suerte al emérito. Primera posición en las regatas de la Ría de Pontevedra, que le han convertido en campeón del Trofeo Hotel Carlos I de Silgar. Fue este domingo 30 de julio. Tres horas navegando a bordo del Bribón 500. 85 años. El rey Juan Carlos coronaba en Sanxenxo una jornada náutica que le daba alas. El emérito está feliz en España. Le gusta estar en suelo patrio con sus amigos y comer rodaballo salvaje. Tanto que cuando la prensa le ha preguntado a pie de puerto si le veremos más a menudo en Galicia, este ha deslizado "muchas veces".  

Triple pirueta de coincidencias

Le acompaña su hija Elena. Es su follower número uno. Elena adora a su padre. Estos días la hemos visto en el club de Sanxenxo muy sonriente, con las gafas de sol y con un look náutico. La infanta, la más cercana y próxima a su padre, regateó a bordo del Alibabá II.

Coincide en el tiempo esta tercera visita del emérito a España con el tercer aniversario de su marcha a Abu Dabi: este jueves 3 de agosto se cumplirán tres años de su autoexpatriación.

Han referido desde algunos medios que el emérito habría solicitado a la Casa del Rey una autorización para postergar su regreso a Emiratos y, en un impulso en plan 'ya que estamos' (en suelo patrio), pasar por el Palacio de Marivent. Las posibilidades de que eso ocurra son igual a cero.

Hay dos guiones en esta cumbre regatista royal. La Casa del Rey tiene que hacer encaje de bolillos para mantener el emérito lejos. Razonablemente lejos es Sanxenxo. Se ha diseñado este viaje en un formato ultra discreto. Anda el rey constreñido a la más absoluta discreción, sin micrófonos ni posados. Del chalet de Pedro al club de Sanxenxo. Y ya. Pedro Campos, Telmo Martín y los pescados premium de Piliña. Está el panorama como para dejarse caer por Palma en plenas vacaciones oficiales de los Reyes y sus hijas. Si esto sucediera el estrés informativo sería absoluto. Sería la imagen del día (y de la semana) de todos los informativos. Otro runrún: sus planes de comprar casa de la zona pontevedresa no son más que eso, ruido. De momento, es inviable.

A más de 1.300 kilómetros, en Palma, su hijo embarcaba en el Aifos, amarrado en el muelle de Sant Pere de la capital balear. Don Felipe compite en la Copa del Rey Mapfre, que este año celebra la 41 edición. Un certamen multitudinario que reunirá en la bahía de Mallorca a unos 1.500 regatistas de 16 países. Se prolongará hasta el día 5 de agosto. Veremos cuánto tiempo prolonga el emérito su estancia en España.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud