menu

Empresas y finanzas

Norwegian no volverá a volar en España hasta dentro de más un año

  • La aerolíneas reclama a sus pilotos y tripulantes españoles de sus uniformes
  • Denunciarán a la compañía de bajo coste por cesión ilegal de trabajadores
Avión de Norwegian

África Semprún

Norwegian se despide de España hasta dentro de un año, como mínimo. El plan de reestructuración presentado a los accionistas, que el lunes aprobaron la recapitalización de la compañía, apuesta por operar bajo mínimos hasta abril de 2021 y empezar la recuperación en el mercado escandinavo y Reino Unido, donde se concentra el grueso de sus operaciones de largo radio.

"No va a haber nada en España en al menos un año, en principio. No hay perspectivas realistas de cuando se va a retomar la actividad ni de cual va a ser la demanda en los próximos doce meses", explican fuentes cercanas a la compañía noruega, que llevaba ya un año cerrando rutas en nuestro país y no prevé reactivar el largo radio desde Madrid. La reapertura de las bases se podría retrasar un poco más ya precisa una masa crítica mínima de frecuencias y rutas.

"No va a haber nada en España en al menos un año. No hay perspectivas realistas de cuando se va a retomar la actividad ni de cual va a ser la demanda"

Así, la low cost, que actualmente opera con siete aviones, está revisando su red de rutas con la mirada puesta reforzar su presencia en el mercado doméstico escandinavo y ser más selectivo con las rutas de largo de radio. La idea de la firma es ir ampliando poco a poco su rango de operación en la segunda mitad de 2021 con la reapertura de las rutas europeas más rentables. En cuanto a América, empezará a operar el Londres-Nueva York y el Londres-Los Ángeles a mediados de 2021, por lo que los vuelos desde Barcelona tendrán que esperar. Según los planes de la firma, que va a reducir un 35% su flota, no tendrá toda su nueva capacidad operativa hasta el primer trimestre de 2022.

Devolver los uniformes

El plan de no volver a volar a o desde España hasta dentro de doce meses ha llevado a la firma a desvincularse totalmente de la plantilla nacional, compuesta por 400 pilotos y 900 tripulantes de cabina. Así, el pasado lunes cuatro de mayo, justo después de despejar su futuro, la compañía de bajo coste empezó a comunicar a la tripulación española que deberían devolver sus uniformes, las acreditaciones y herramientas de trabajo como las tabletas. También ha cancelado su acceso al sistema.

"La devolución de material propiedad de la compañía puede llegar a darse en un contexto de suspensión de actividad, como el que se da en estos momentos en España. Norwegian ha confiado en OSM la oportunidad de ponerlo en práctica, y OSM no ha solicitado en ningún momento su devolución", informa fuentes de la compañía. OSM, la intermediaria en los contratos, ha comunicado que no pedirá el material de momento. 

"Los representantes de la empresa han asegurado que no pueden volver a usar los uniformes y ha reiterado en más de una ocasión que no son empleados de Norwegian", aseguran por su parte fuentes de Sepla, sindicato de los pilotos, a este diario.

Los trabajadores españoles están en un ERTE por fuerza mayor desde casi el principio de la crisis y ya estaban negociando con la compañía uno por causas económicas hasta con el objetivo de que sustituyera al de fuerza mayor cuando terminara el estado de alarma. La idea es que ese ERTE estuviera vigente hasta diciembre.

Mientras los sindicatos negociaban las condiciones del ERTE, Norwegian notificó a OSM Aviation la cancelación de los acuerdos de provisión de tripulantes, incluidos los firmados con la compañía Norwegian Air Resources Spain, de la que OMS tiene el 49% y la aerolínea noruega el 51%. Así, la low cost daba por concluida su vinculación con todos los trabajadores españoles, que se podrían considerar despedidos a todos los efectos ya que ahora su futuro depende de OSM, que no tiene donde colocarlos ya que su trabajo es dotar de tripulantes a Norwegian y, de momento, los mantendrá en el ERTE por fuerza mayor.

"Norwegian sólo busca quitarse de en medio a la plantilla para asumir los despidos ni el pago de las cuotas a la seguridad social"

Ante esta situación, Sepla y USO tienen previsto demandar a Norwegian por cesión ilegal de trabajadores. "Los pilotos y TCP tenían la confianza de que la matriz asumía las responsabilidades de los empleados en última instancia. Hasta el convenio se firmó con ella. Pero ahora sólo busca quitarse de en medio a la plantilla para asumir los despidos ni el pago de las cuotas a la seguridad social", explican fuentes sindicales. Por su parte, la empresa noruega asegura que el convenio se negoció y firmó con la filial de recursos humanos Norwegian Air Resources Spain y que la aerolínea no tiene nada que ver.

El primer paso que han dado ha sido presentar una demanda ante el SIMA para Norwegian "asuma las obligaciones sociales que le corresponden como empleador real de los pilotos de Norwegian en España". Si no se llega a un acuerdo, acudirán a la Audiencia Nacional.