Retail - Consumo

Amazon acepta el fracaso de sus supermercados sin cajeros e inicia los cierres de tiendas

  • Va a cerrar uno de cada cinco establecimientos u ocho del total de 29
  • Amazon Go tenía planes de expandirse fuera de Estados Unidos...
  • ...aunque no han llegado a materializarse al fracasar sus ambiciones
Un establecimiento de Amazon Go. Foto: Bloomberg.

elEconomista.es

Amazon va a cerrar ocho de sus supermercados sin cajeros en Estados Unidos. La tecnológica de Jeff Bezos cuenta con 29 establecimientos de este tipo en el país, lo que implica que va a clausurar uno de cada cinco locales. La decisión contrasta con los planes de expansión previos que albergaba la compañía en este nicho, el comercio minorista automatizado. Pero su ambición de abrir más locales ha acabado fracasando.

La firma va a echar el cierre en dos tiendas de Seattle, otras dos en Nueva York y cuatro en San Francisco, como adelantó el medio estadounidense especializado en tecnología GeekWire y después ha confirmado la compañía. La transición se hará a lo largo de este mes y la liquidación definitiva tendrá lugar el 1 de abril.

Amazon ha explicado que sigue "comprometida" con el formato Amazon Go y que, como es habitual en el comercio minorista, evalúa constantemente su estrategia de expansión, explica a Bloomberg. Ahora, ocho de sus 29 tiendas sin cajeros no son rentables, el 27,5% del total (algo más de una de cada cinco). Todos los establecimientos de este tipo están en Estados Unidos y, aunque la firma tuviera planes de expansión fuera del país, estos no han acabado materializándose.

Hace dos años, el planteamiento era abrir un primer Amazon Go en Europa, en Londres, con el objetivo de inaugurar el negocio fuera de Estados Unidos en Reino Unido y, después, ampliar la cifra a 30 tiendas en el país. Asimismo, la tecnológica planeaba desembarcar allí primero para después continuar por el resto del continente. Siempre en función de los resultados que obtuviera en terreno británico y que ahora son evidentes, ya que esos planes nunca han llegado a ejecutarse.

Amazon Go anunció su primer supermercado autónomo en Seattle en 2016, cerca de las oficinas de la empresa de Bezos allí. Seis años después, la propuesta no ha terminado de cuajar. Su reclamo se basa en que los usuarios cogen todos los productos de la tienda y salen sin pasar por caja gracias a la tecnología que bautizaron como Just Walk Out (Solo salga). El sistema funciona mediante la visión artificial, una red de sensores e inteligencia artificial.

Una parte del fracaso de Amazon Go se debe al teletrabajo. En Estados Unidos, una gran parte de los empleados no ha vuelto a las oficinas o han reducido los días de presencialidad. Un porcentaje de las ventas estaba enfocado en ese tipo de consumo.

Por otra parte, los cierres de Amazon Go forman parte del plan de reducción de costes que está llevando a cabo la tecnológica. La empresa que dirige Andy Jassy anunció en enero el despido de 18.000 profesionales y, la semana pasada, paró el proyecto de construcción de su sede en Airlington, Virgina. La primera fase del desarrollo inmobiliario está a punto de completarse, sin embargo, las obras del resto de edificios e instalaciones proyectadas se van a posponer hasta nuevo aviso.

Aunque Amazon es una firma tecnológica, siempre ha explorado varias vías de negocio, incluyendo las físicas. Por eso, ha probado a conjugar el comercio online y el tradicional, aunque esta propuesta no haya terminado de convencer.