Televisión

La respuesta de Pablo Motos a Cristina Pedroche cuando esta le confiesa que hace casting de pediatras: "Tú tampoco eres fácil"

"¿Qué te hubiese gustado saber que nadie te contó sobre el proceso de ser madre?", le preguntó Pablo Motos a Cristina Pedroche este miércoles durante la visita de la presentadora de las Campanadas al plató de El Hormiguero. La vallecana ha publicado un libro sobre la maternidad en el que ofrece, según la editorial (Planeta), "un testimonio valiente sobre cómo plantarle cara al miedo".

A la pregunta de Motos, Pedroche respondió: "Me hubiera gustado leer un libro así, un libro real", dijo sobre las páginas que ella misma ha publicado. "Te lo juro", insistió: "Yo he leí muchos libros. Cuando me quedé embarazada me dio miedo el parto porque también se nos mete el miedo a las mujeres de que no sabemos parir, que nuestros bebés no saben nacer y que necesitamos a 200 médicos".

El presentador le contestó: "¿Pero con quién habláis? Que os mete miedo todo el rato". Y ella remató: "Con cualquier persona que se queda embarazada y dice que le da miedo el parto". Motos siguió: "Pues te falta la mía. La mía dice que parir ha sido lo mejor de su vida y que ser madre es cojonudo". Pedroche ahondó: "Pero lo dice después, lo dice cuando ya lo ha hecho. Antes tienes miedo a la incertidumbre. Yo tenía miedo al parto y este es un miedo al que no puedes decir adiós. Y no, ya la tengo dentro de mí, esta señora en algún momento tiene que salir por algún lado, pues tengo que estudiar y tengo que ir formada para tomar mis decisiones".

Y ella misma aclaró: "Pero esto no quiere decir que todas las mujeres cuando nos quedamos embarazadas tengamos que hacer una oposición y estudiar como estudié yo porque hay mujeres que no tienen tiempo o que no quieren o lo que sea". Y prosiguió: "Yo sé que yo hablo desde un lugar privilegiado, yo lo sé. Por mis recursos, por mi tiempo, por mi dinero, por mi familia y por todo. Pero creo que sí debemos estar un poco más apoyadas y tampoco quiero poner el dedo y señalar a los profesionales que nos atienden que a lo mejor no están tan actualizados como deberían porque tampoco tienen tiempo".

En este sentido, puso un ejemplo: "Si una matrona atiende a 20 parturientas durante el día pues es imposible que cuando esa señora llegue a casa tenga tiempo de estudiar y de seguir formándose. Es imposible".

"¿Es verdad que has hecho un casting de pediatras?"

Fue la pregunta que a continuación le hizo Pablo: "Y sigo haciéndolo. Todavía no tengo uno fijo. Yo ya he ido a cinco", respondió ella. "Tú tampoco eres fácil, ¿eh?", le dijo él. "No soy fácil porque voy con muchas preguntas y repreguntas. Yo soy la señora de los 'por qué'". Entre bromas, el comunicador vaticinó que le llegaría "el karma" cuando su propia hija entrara en esa fase con ella.

Cristina, al hilo de los pediatras, también criticó: "Hay pediatras que no son asesores de lactancia. A mí me dijeron que mi leche no alimentaba a mi hija. Y yo hice, adiós, otro". Y trató de matizar: "Pero porque yo tengo el privilegio de poder elegir otro pediatra. Pero hay mujeres que no tienen ese privilegio. Yo no quiero decir que los pediatras sean buenos profesionales. Y por supuesto que son maravillosos y que la culpa es del sistema. El sistema crea a personas médicos que están todo el día trabajando, es imposible que tengan tiempo para formarse. Yo no soy política y no sé cuáles son las soluciones, pero sé que hay cosas que se pueden hacer mejor".

"Todo se puede mejorar", sentenció el presentador, que abrió otro debate. "A todo lo que te pasa hay que añadir que eres una persona famosa. No ser anónima, ¿te ha supuesto más inseguridad?".

Y ella contestó: "Muchos más miedos. Desde el momento en el que se filtró la noticia yo ya me vine abajo e intenté refugiarme todo el tiempo en mi casa. El problema es que se filtró la noticia en diciembre. Y en diciembre yo tenía que salir [haciendo referencia a las Campanadas]". Sobre la portada que publicó Lecturas anunciando el embarazo, añadió: "Me hace mucho daño ver esta foto. Lo anunciaron el día 28 de diciembre como diciendo que si es mentira decimos que es una inocentada. Fue tan sucio, tan feo, que alguien me obligara a decirlo cuando yo tenía tantos miedos de que no saliera bien. Me pareció muy feo, muy ruin y me sentí muy sola y muy mal. Solo quería estar encerrada en mi casa".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud