Famosos

Lydia Lozano, preocupada por su marido: "Ya no puede ni sacar al perro"

Lydia Lozano no pasa por una buena racha familiar a pesar de tener trabajo, que es precisamente con lo que más desconecta Lydia Lozano. Tras su aparatosa caída en Baila como puedas, que terminó con la periodista en quirófano operada de la espalda, como adelantó este periódico, ahora la periodista del sucedáneo de Sálvame (Ni que fuéramos shhhh) vive un nuevo contratiempo. La culpa es del hombre de su vida. Su marido, Charly, es generalmente discreto y se sitúa fuera del foco, pero es uno de esos populares consortes gracias a algunas portadas y a su grito en el programa de Famosos al agua cuando Lydia se tiró del trampolín gritando "por Charlyyyyyy". El arquitecto cumplió en enero 72 años (es nueve años mayor que Lydia) y soporta los achaques de la edad. Charly no está atravesando por un buen momento de salud. Últimamente no puede salir a pasear al perro como solía hacer, aunque en los últimos meses lo hacía ya con una muleta. Ahora ni eso: "Ya no puede ni sacar al perro", nos repiten.

De hecho, según ha podido saber Informalia por fuentes cercanas a la periodista, también ha tenido que ser intervenido de una dolencia que el arquitecto sufría desde hace tiempo: "Una dolencia aparatosa y dolorosa porque también ha tenido que estar de reposo y ahora está con rehabilitación. Se les ha juntado todo", dice una amiga de ambos. "Menos mal que Lydia tiene un carácter estupendo y nada le resta su optimismo y ganas de seguir adelante. De hecho, no ha dejado de trabajar prácticamente ningún día, salvo los obligados por su operación de espalda. Después, ha salido corriendo para seguir en los platós porque a ella eso le da mucha vida", nos asegura.

Lydia puede con todo y cuando sus compromisos profesionales se lo permiten se dedica en cuerpo y alma a su marido. Le adora y le cuida muchísimo. Su propia operación, según nos cuentan, supuso un shock también para ella, aunque ambos confiaban en los médicos: "Y todo ha salido bien", nos dicen.

El arquitecto ya fue intervenido hace unos años por culpa de una hernia discal. Y entonces tampoco lo pasó nada bien. La recuperación fue lenta y con dolores pero con los cuidados de la mujer de su vida afortunadamente lo superó. Lydia Lozano y Charly se casaron en 1990. Comenzaron su relación después de que la periodista rompiera con un íntimo del arquitecto, como ha contado ella misma en más de una ocasión: "Yo salía con un amigo suyo, pero la relación no estaba bien. Fuimos a cenar a casa de la familia de Charly y él abrió la puerta, con unos pantalones y unas zapatillas verdes. Me llamó al día siguiente para quedar... y hasta hoy. Charly me preguntó: '¿Cómo estás princesa?'. Y yo le respondí una ordinariez: 'No tengo el coñ* para ruidos'. Luego me invitó a cenar y nos fuimos de viaje a Marrakech. Allí, en el casino, en un posavasos me escribió una nota en francés: 'Me quiero casar contigo el día que nos conocimos, dentro de tres años'. Y así fue, el 22 de junio de 1990 celebraron su boda. Desde entonces no se han separado aunque sí es cierto que él siempre ha estado apartado de la profesión de su esposa.

Como ya hemos mencionado, Lydia también se sometió a una operación de espalda, hace apenas tres semanas tras su paso por Baila como puedas. Se cayó y se lesionó una costilla, pero también se resintió de la columna y terminó en el quirófano. "Estoy con la faja otra vez", dijo durante la presentación de Ni que fuéramos shhh. No es la primera vez que le pasa. En 2022, la operaron de urgencia de la octava vértebra y tuvo que estar un tiempo de recuperación. Fue durante la última etapa en Sálvame y allí lo contó, como siempre, con su sentido del humor: "Ahora soy como Robocop. Tengo como una mochila con una barra de hierro detrás". Un año después fue operada de cervicales y también de un brazo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud