Famosos

Antonio Tejado confiesa a su familia que no quiere saber "nada de María del Monte": así han sido sus primeras horas en libertad

Risas, lágrimas, reencuentros, comida, música... No ha faltado de nada este lunes en el centro de Sevilla, en el conocido restaurante en el que se ha reunido toda la familia para celebrar que Antonio Tejado ha abandonado la prisión después de tres meses en preventiva. La noticia ha llegado a primerísima hora del día y ha pillado a todos por sorpresa. A pesar de la alegría, han hecho un pacto de silencio de cara a los medios de comunicación, aunque confesiones y reflexiones ha habido muchas de puertas para adentro. La más destacada, la del protagonista del día, que no solo ha desmentido por activa y por pasiva que jamás ha intentado ponerse en contacto con su tía durante estas semanas sino que tampoco tiene pensado hacerlo ahora: "No quiero saber nada de ella".

Tejado no puede comunicarse con su tía (ni con el resto de víctimas de aquel fatídico robo en agosto de 2023) por orden judicial pero tampoco querría si se lo permitieran. Así lo afirma Isabel Rábago, muy amiga de la familia: "Está cansado de que se publique que ha querido hablar con ella. No es verdad. Ha dicho que no quiere saber nada de ella". Y es que Antonio está muy decepcionado por la actitud de María del Monte y la falta de confianza por su parte, algo que no esperaba. Él proclama su inocencia y está dispuesto a demostrarla en el juicio que le espera, donde se enfrenta a una pena de prisión de entre tres y seis años de cárcel. "Desde el día de la detención no ha tenido, María del Monte, ni un solo gesto con su hermana, la madre de Antonio, y eso es lo que ha determinado esa decisión de Antonio de alejarse de ella".

La reunión familiar ha contado con la madre y el hermano de Antonio, María José y Chema (este, por cierto, ha pagado la comida), con su novia, Samara, y también su abogado, Fernando Velo. Han permanecido seis horas en el interior del restaurante, donde la hermana de María del Monte ha roto a llorar en numerosas ocasiones: "Estoy como las locas, muy contenta", decía al enterarse de la buena noticia. "Creo en la inocencia de mi hijo y seguiremos luchando para demostrarla".

El entorno de Tejado afirma que ahora necesita tranquilidad. Han sido tres meses en prisión muy duros y solo quiere volver a estar con los suyos: "Él estaba feliz hoy solo con poder moverse por el salón del restaurante sin pedir permiso, comer con cubiertos normales y no de plástico, pedir lo que quería de la carta...", ha dicho Rábago. Tejado ha recibido varias ofertas para hablar en medios de comunicación (a cambio de jugosas cuantías) pero las ha rechazado por consejo de su abogado y también por deseo propio. Eso sí, avisan: "Es un hombre en libertad y le veremos por la calle, pero no va a hablar. Él sabe quién lo ha apoyado y quién ha aprovechado las circunstancias para hacer daño".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud