Famosos

Isabel Díaz Ayuso va sin su novio a la boda de Almeida: "Alfonso Serrano le ha pedido mi mano y me acompaña él"

Faltan 24 horas para que el alcalde de Madrid se despose con Teresa Urquijo. Lo más granado del mundo político, empresarial y aristocrático se reunirá este sábado en el centro de la capital para acompañar a la pareja en su gran día. Un total de 500 invitados entre los que destacan los eméritos don Juan Carlos y doña Sofía o la presidenta de la Comunidad de Madrid que finalmente acudirá sin su novio, Alberto González Amador, pero en muy buena compañía: la de su amigo y secretario del PP, Alberto Serrano.

Isabel Díaz Ayuso es consciente de la expectación que despierta la presencia Alberto tras ser acusado de dos delitos de fraude fiscal. Él también. El empresario no quiere acaparar protagonismo ni generar más polémicas, por lo que ha tomado la decisión, junto a su novia, de rechazar la invitación del alcalde. La propia presidenta lo ha desvelado este viernes al ser preguntada por la reunión entre su novio y el secretario del PP de Madrid, Alfonso Serrano: "Llamar reunión a tomarse un refresco personas que se conocen desde hace tiempo me parece exagerado. Si estuvieran en un lugar secreto, un búnker... Pero bueno, así aproveché también para que le pidiera la mano a mi pareja y que fuera Alfonso Serrano quien me acompañara a la boda del alcalde".

El novio de Ayuso, en el centro de la polémica

Esta semana, el empresario Alberto González volvía a ocupar titulares por distintas razones tras conocerse que se querella contra la fiscal jefe de Madrid, el que lleva su causa por fraude a Hacienda, un capítulo en el caso que rodea la presidenta Díaz Ayuso. Los abogados de su novio también denuncian que sus cuentas en internet han sido hackeadas para conocer el contenido de su correo. El entorno de la presidenta apunta que, según los primeros datos del perito informático, ese tipo de actuaciones tan sofisticadas solo están "al alcance de los estados".

El hackeo se ha producido en el bufete que lleva la defensa de Alberto González, su novio: los ordenadores del penalista y el fiscalista que llevan la defensa penal y la inspección fiscal de González fueron hackeados en la tarde del martes 2 de abril para hacerse con los emails cruzados con su cliente, señalan las mismas fuentes. Entiende el abogado que estos hechos son constitutivos, al menos, de un delito de revelación de secretos, afectando a los derechos fundamentales de Alberto González a la intimidad, a la protección de datos de carácter personal y al derecho de defensa.

La denuncia se interpone poco después de que la pareja de Ayuso presentara una querella ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) contra la fiscal jefe de Madrid, Pilar Rodríguez, y el fiscal Julián Santo, por la difusión de una nota informativa que detallaba el cruce de correos entre su letrado y el fiscal en la causa en la que se le investiga por un presunto fraude fiscal. Desde el equipo de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, se ha informado del hackeo y de que por su sofisticación, solo está al nivel de los estados. La jefa del Ejecutivo madrileño justifica que se refieran desde el Gobierno regional al caso de un particular porque "el Estado está para proteger a todos los ciudadanos, y tengo la sensación de que quien no resulta cómodo al Gobierno es despojado de sus derechos". Además, ha exigido al Gobierno central que "todos los españoles sean tratados por igual ante la ley, aunque sean pareja sentimental de una política". Ha recordado que "esto va más allá de un particular, se ha publicado todo su expediente, está siendo condenado sin juicio, la Fiscalía no ha protegido sus datos y la ministra de Hacienda, en lugar de mantener el sigilo sobre los datos de un particular, los ha cacareado".

El bufete ha "solicitado ayuda Microsoft" y garantiza que "los correos fueron entregados, posteriormente eliminados y vueltos a entregar (simulando haber tenido una única entrega)". Y que "este tipo de técnicas son comúnmente utilizadas cuando un tercero quiere acceder a determinada información hackeando un sistema y dejando el mínimo rastro técnico posible del acceso".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud