Famosos

El descomunal precio de las fotos de Isabel Preysler y Mario comiéndose a besos (las que Patricia Llosa no quería ver)

Corría el año 2015 cuando Mario Vargas Llosa dejó a la madre de sus tres hijos tras celebrar sus 50 años de casados. El Nobel peruano dejó a Patricia Llosa rota en un mar de lágrimas de despecho y lo hizo por Isabel Preysler, la reina de corazones.

"Mis hijos y yo estamos sorprendidos y muy apenados por las fotos que han aparecido en una revista del corazón. Hace apenas una semana estuvimos con toda la familia en Nueva York celebrando nuestros 50 años de casados y la entrega del doctorado de la Universidad de Princeton. Les rogamos respetar nuestra privacidad", lamentó Patricia entonces a través de un comunicado.

Ocho años después, a finales de 2022, la madre de Tamara Falcó anunció su ruptura con el autor de La ciudad y los perros alegando, entre otros motivos, celos infundados. El escritor, mientras tanto, deslizó que era por la diferencia de estilos de vida. Sea como sea, la guerra mediática se desató y el literato no tardó en reconciliarse, sorprendentemente, con Patricia, cumpliendo así con el deseo de sus tres hijos, Álvaro, Gonzalo y Morgana. La peruana, que también es su prima, hizo borrón y cuenta nueva, olvidándose de la traición de años atrás de su marido con la filipina.

Las fotos más apasionadas de Isabel y Mario

En estos días en los que tanto se ha hablado de la salud del escritor, que este jueves cumplió 88 años, se han rescatado unas imágenes del autor con Preysler. Unas fotografías que en su época se vendieron por un pastizal, pues estaban en el inicio de su relación. Este Viernes Santo las han recordado en Fiesta: "Ya se sabía que estaban juntos, pero yo nunca había visto a Isabel Preysler besar a un hombre así, ni a Vargas Llosa besando a una mujer así. Eso fue en Nueva York, en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy", ha contado el paparazzi que captó el romántico momento. "Estaba sacando pecho en el aeropuerto", ha destacado también sobre la actitud de Vargas Llosa.

La ahora marquesa de Griñón acompañó a su madre en este viaje y fue testigo del beso de los dos: "Tamara se fue con el chófer hablando y luego dijo 'madre mía'". Sobre el escritor, también ha recordado: "Mario en ese momento estaba de movidas con su anterior pareja, con el reparto de casas y demás. Después fueron al Hotel Mandarín, en el Central Park, donde se hospedaron cuatro o cinco días".

Durante sus días en NY, también les fotografío en el famoso parque para completar el reportaje. Se alojaron en el hotel, a pesar el lujoso ático del escritor en la ciudad de los rascacielos. Este reportaje, el paparazzi lo vendió por 64.000 euros y luego vendió otra entrega en la que también aparecía Tamara.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud