Casas Reales

El paripé de Federico y Mary de Dinamarca durante su visita de Estado a Suecia: ¿qué es la sonrisa social?

Federico de Dinamarca y Mary.

Todos las cámaras apuntaban en Suecia a Federico de Dinamarca y Mary Donaldson. Se estrenaban en su primer viaje de Estado como reyes tras la proclamación del hijo de la reina Margarita II, que se celebró en enero, solo dos meses después de salir a la luz sus paseos con Genoveva Casanova por Madrid. Por eso, por esta secuencia de acontecimientos que derivaron en un bache matrimonial de los royal, todos los focos se dirigían a ellos, a sus gestos y a los detalles. Algunos medios daneses como el nyheder.dk titulaban "Ahora las cosas se ponen serias para Federico y Mary". Fotos: Hanne Juul, Aller (Instagram oficial de Casa Real).

La exposición mediática del matrimonio real en Suecia ha sido altísima. Una agenda repleta de actos, con sus homólogos el rey Carlos Gustavo y la reina Silvia quienes ejercieron de anfitriones durante el viaje de Federico y Mary. Se cuestiona el mencionado diario por qué eligieron el vecino país en su estreno internacional. "Una alternativa para el rey Federico y Mary podría haber sido Australia, donde nació ella". En cambio, "la los royal eligieron "una comunidad histórica y cercana entre las casas reales nórdicas". Un país con el que comparten vínculos, historia, la cultura y el comercio. "Se puede decir que de esta manera han creado una narración circular", apunta el diario. Es decir, se buscó un escenario amigo y amable, que ofreciera confianza a los recién estrenados reyes. Foto

Con la imagen superior que compartieron en sus redes, Federico y Mary se despedían de tierras suecas. Pusieron punto y final a su visita. Después del embarque oficial en el Dannebrog de la Casa Real, el rey y su mujer llegaron al Palacio de Fredensborg. En algunas imágenes hemos visto cómo la comunicación no verbal de Mary va evolucionando a lo largo de su estancia en Suecia. De mostrarse esquiva con su marido y posar con una sonrisa social, ensayada y algo forzada, tal y como asegura Semana, a mostrar en algún momento una sonrisa más sincera. Los gestos también cuentan, con el caminar con los brazos entrelazados. Sin embargo, no hay sincronía en sus miradas. Pese al ir del brazo, no transmiten cercanía.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud