Casas Reales

La infanta Elena visita a su madre en el hospital y evita cruzarse con Felipe y Letizia

Tarde de visitas para la reina Sofía. Eso sí, muy organizadas. Apenas quince minutos después de que los reyes Felipe y Letizia abandonaran la clínica Ruber en la que se encuentra hospitalizada la emérita, ha llegado doña Elena. Un lapso de tiempo que puede ser producto de la casualidad o de la voluntad de los hermanos para no coincidir en el centro médico.

La visita de doña Elena ha sido calcada a la del día anterior. La ex de Jaime de Marichalar ha llegado conduciendo su propio coche y ha entrado en el hospital con semblante serio, sin saludar siquiera a la prensa congregada. Tampoco ha querido hablar con los reporteros a su salida, tapada con un sombrero borsalino y una mascarilla quirúrgica.

Más simpático y hablador ha estado, minutos antes, su hermano, el rey Felipe. Acudía esta vez acompañado por Letizia, con la que ha pasado el día en Las Palmas por motivos de agenda. Nada más aterrizar, los monarcas se han dirigido a la clínica para saludar a doña Sofía e interesarse por su evolución. Ya cuando se marchaban a descansar, el rey ha bajado su ventanilla para comentar que su madre se encuentra "muy bien" y deseando "volver a casa", aunque todavía es pronto para hablar del alta médica: "Con calma".

Doña Sofía, de 85 años, ingresó este martes de urgencia por una infección en el tracto urinario. Casa Real lo anunció a primera hora del miércoles con una nota en la que aseguraba que su evolución "está siendo muy rápida y favorable".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud