Casas Reales

Leonor será nombrada 'hija adoptiva' de Mallorca: la isla se vuelca con su princesa

Aumentan los reconocimientos para la heredera y también sus responsabilidades. Desde que el pasado mes de octubre cumpliera los 18 años, Leonor de Borbón consolida su papel en la institución a paso firme. A los cargos de presidenta de honor de la Fundación Princesa de Asturias y Princesa de Girona se unirá uno nuevo en los próximos meses: hija adoptiva de Mallorca.

El Consell Insular de Mallorca, la institución de autogobierno de la isla de Mallorca, va a votar el nombramiento de Leonor como 'hija adoptiva', a propuesta y por iniciativa de la Hermandad Nacional Monárquica de España, que ha obtenido el consentimiento de todos los partidos (con la abstención del independentista Més per Mallorca). El último en recibir la distinción fue el Premio Nobel Camilo José Cela, en septiembre de 2016.

El nombramiento de la heredera llega apenas un mes después de que su abuela, la reina emérita doña Sofía, recibiera la Medalla de Oro de la Comunidad Autónoma de las Illes Balears 2024, por su estrecha vinculación y su compromiso y colaboración con diferentes entidades del ámbito social. El acto de entrega de tan honorable título se llevará a cabo el próximo 12 de septiembre, en la Diada de Mallorca, a cargo del presidente del Consell, Llorenç Galmés Verger.

Según Monarquía Confidencial, Zarzuela ya ha sido informada del nombramiento de la princesa Leonor como 'hija adoptiva' de Mallorca. La isla ha estado fuertemente vinculada a la familia real desde hace décadas, cuando los eméritos escogieron el palacio de Marivent como residencia vacacional. El rey Felipe y sus hermanas, las infantas Elena y Cristina, han disfrutado de los veranos de su infancia bajo el sol balear e incluso han recibido a personalidades como el entonces príncipe Carlos y Lady Di, entre otros muchos.

La familia al completo llegó a reunirse en el palacete allá por el año 2006. Después, el distanciamiento de los Borbón por casos como Nóos y Botsuana les llevó a separar sus caminos en el terreno privado y también público.

Tras unos años complicados y de grandes ausencias, los reyes Felipe y Letizia junto a sus hijas, Leonor y Sofía, han retomado la vieja costumbre de pasar unos días de verano en la isla, visitar alguna de sus pintorescas localidades e incluso navegar por aguas mediterráneas. Quizá con el nombramiento de Leonor como 'hija adoptiva' consigan convertir esos 'días' en 'semanas', como antaño, la 'época dorada' de Mallorca y su familia real.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud