Televisión

Kiko Hernández se enfrenta a una demanda que afectará su economía (además de quedarse sin trabajo)

Kiko Hernández tiene un problema añadido a que se acabe Sálvame y se llama Gustavo, el chófer de María Teresa Campos. Era de esperar. Se ensañaron con él. Mostraron incluso el lugar donde vive y avasallaron a sus vecinos. Lo raro sería que Gustavo Guillermo, el chófer y hombre de confianza de la madre de Terelu y Carmen Borrego, no hubiera demandado a Sálvame y a Deluxe.

Como ya recogimos, el fiel empleado de la veterana periodista y Ainhoa, su novia, interpusieron demandas a los programas y su productora, La Fábrica de la Tele, por vulneración de la intimidad, el honor y la imagen.

Fueron días muy duros para el conductor. Los programas de Telecinco mantuvieron durante muchos días una especie de campaña contra Gustavo Guillermo por entender que filtraba a la prensa información personal de María Teresa Campos y de sus hijas, Terelu y Carmen Borrego. Usaron a Gustavo como argumento para sostener la audiencia de sus espacios sin importarles la veracidad ni la dimensión de las supuestas noticias que montaron en torno a él. Decían que Gustavo había grabado en secreto a Carmen y que tenían un chat demoledor contra él.

Gustavo es la persona que acompaña a Teresa Campos a todos los lados. Siempre se ha dicho que es su chófer, pero en realidad es mucho más; es su hombre de confianza, su asistente personal, su cuidador, su brazo en el que apoyarse. Lo es todo para ella. De hecho, la veterana periodista ha llegado a verbalizar que es el hijo que nunca tuvo.

Pues desde Sálvame, el programa en el que trabajan sus hermanas Terelu y Carmen Borrego, se dedicaron a machacarle durante un par de semanas. También a su novia, una persona anónima que nunca ha salido en los medios. Fue con la connivencia de las hijas de Teresa, sobre todo al principio, que permitieron sin rechistar que dijeran barbaridades de él. De hecho, ellas llegaron a echar leña con determinados testimonios. Se llegó a decir que recibía dinero a cambio de ofrecer informaciones a periodistas y paparazzi. Por todo ello, Gustavo, tras consultarlo con el abogado Antonio Zapatero, ha decidido contestarles a través de los juzgados.

Pero, según ha podido saber Informalia, los programas y la productora no son los únicos demandados. Gustavo Guillermo también ha demandado a Kiko Hernández por vulnerar su derecho a la intimidad, el honor y la imagen. Fue uno de los más duros y contundentes, a pesar de haber compartido buenos momentos juntos. Ambos se consideraban amigos y quedaban algunos fines de semana junto con Belén Rodríguez.

Lea también - Terelu asume los gastos de María Teresa Campos tras sus problemas con Hacienda: "La nómina de Gustavo la pago yo, y no es la única"

Lágrimas y desesperación por el acoso que sufrió desde Sálvame durante muchos días

Kiko Hernández dejó una imagen horrible de Gustavo. Llegó a asegurar que grababa a María Teresa Campos y a sus hijas e insinuó que el fin de ello era conseguir algún tipo de rendimiento con esas grabaciones. También aseguró que sacaba beneficio económico vendiendo información del clan Campos a los medios de comunicación: "Este señor lleva 20 años pasándole información a la misma persona".

Ante tales ataques y acusaciones, Gustavo decidió callar y no ofrecer ningún tipo de declaraciones. Ofertas tuvo para hablar, incluso del propio Deluxe, pero prefirió guardar silencio. Kiko y el programa se esforzaron por dejarle mal, como un topo y un traidor. Y él no se lo esperaba. Consideraba a Kiko su amigo.

Y aquellos días lloró y se sintió fatal porque no sólo vio que esa persona de confianza con la que había reído y pasado momentos de ocio le traicionaba sino que por ella estuvo a punto de perder su trabajo y el cariño de su segunda madre, Teresa Campos. Por eso, después de madurarlo bien, ha decidido dar este paso. Quiere, que al menos ante la justicia, Kiko le pida perdón a él y a su novia, Ainhoa, que también lo ha pasado fatal.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud