Televisión

El perro y la mermelada de 'Sorpresa Sorpresa': Ricky Martin "no quiere hablar" del mayor bulo de la televisión

Esta es la historia del mayor bulo de la televisión. Una leyenda urbana que hizo tambalear el programa más exitoso de los noventa y que, 25 años después, todavía persigue a sus protagonistas. Solo tres palabras hacen falta para entender de lo que hablamos: perro, mermelada y Ricky Martin. Todos conocen la historia, muchos la imaginaron y algunos todavía siguen diciendo que vieron algo que jamás sucedió.

El boca a boca -un teléfono escacharrado en plenitud de facultades- convirtió una mentira en un fenómeno 'viral' mucho antes de que esa palabra tuviera sentido, cuando el uso de Internet no era común y las redes sociales ni siquiera existían. Aquella invención que muchos dieron por buena decía que Ricky Martin había acudido a Sorpresa Sorpresa (Antena 3) para encontrarse con una fan a la que esperaba en casa su propia casa. El cantante, que en ese momento era un auténtico ídolo de masas -Livin' la vida loca sonaba en todas las radios-, estaba escondido en el armario de la habitación de la niña, pero nunca pudo salir de ahí porque sucedió algo imprevisto. Al llegar a casa, la chica decidió untar mermelada en sus genitales para que su perro lo lamiera, una escena que el  el cantante miraba desde su escondite. La sorpresa que había preparado el programa quedó frustrada.

De haber sido cierto, aquello hubiera sido un absoluto escándalo, pero todo fue un bulo que se propagó de forma sorprendente en aquella sociedad analógica. Esas imágenes nunca existieron, pero siempre había un cuñado, un amigo o un compañero de trabajo que aseguraba haber visto aquella bochornosa escena que poco a poco fue edificándose en el imaginario colectivo. La fantasía alcanzó unas cotas tan altas que hizo dudar, incluso, a quienes esa noche habían visto el programa de principio a fin.

Lea también: 'UPA Next', el regreso de un fenómeno que "se fue de madre" hace 20 años: "No estamos aquí porque no tengamos otra cosa mejor que hacer"

"Hasta el propio Giorgio Aresu, productor ejecutivo del programa, dudó", apunta Mamen Mendizábal, que este domingo analiza aquel escándalo en Anatomía de..., el programa que presenta en La Sexta. "Todavía me pregunto cómo se difundió esa historia a la velocidad de la luz". Ocurrió, según Mendizábal, por varios motivos. "La materia prima era excelente", reconoce. "Por otra parte, la gente quería creerse un bulo de esas características y, por otro lado, hay que recordar que Sorpresa Sorpresa tenía ingredientes que lo hacían verosímil, porque era un programas con sorpresas, famosos, cámara oculta y donde pasaban cosas imprevisibles".

Hay más factores que alimentaron la historia y que provocaron que dejase de ser un asunto folclórico para tomar un tono más oscuro. La Asociación Pro Derechos del Niño (Prodeni) denunció los hechos -"quería ser mediática"- y la Fiscalía de Menores de Madrid ordenó la apertura de diligencias para investigar un caso que, repetimos, nunca existió. "Lo recogió un teletipo de EFE y de ahí saltó a toda la prensa". En ese momento dejó de ser una simple habladuría de barra de bar y se convirtió en algo más serio. "Fue tal el escándalo que se ofrecieron recompensas para ver si alguien entregaba el vídeo", recuerda Mendizábal. Para frenar la polémica, "la cadena decidió volver a emitir el programa un sábado por la mañana y se hizo un visionado por periodistas. Pero el bulo seguía existiendo".

Fue en ese momento cuando Concha Velasco, que acababa de empezar a presentar Sorpresa Sorpresa después de la etapa de Isabel Gemio, tuvo que ponerse seria en pleno prime time y dio explicaciones en directo. "Hemos sido víctimas de un bulo", dijo en tono solemne, situada en el centro del plató. "Nos han atacado en una especie de locura colectiva. Un ataque en el que se hablaba de algo que nunca ocurrió y de protagonistas que nunca han existido. Todo es mentira", sentenció. Pasaron muchos años hasta que la presentadora volviera a hablar de este pintoresco tema. "No lo vio nadie porque no pasó", zanjó Velasco en una entrevista que dio a Antena 3. "Pero todavía hay gente que dice que eso sí pasó y lo vio", lamentó. 

"Ricky Martin no ha querido hablar"

Giorgio Aresu, que no había hablado hasta ahora, lo hará el domingo en el programa de Mamen Mendizábal, donde se pretende cerrar el bulo y descubrir el origen del mismo. También hablará Isabel Gemio, que acababa de dejar Sorpresa Sorpresa cuando saltó la polémica. El que se ha negado a dar su versión ha sido Ricky Martin.

Lea también: El 'trauma' de Beth con 'Dime': 20 años renegando de su canción de Eurovisión que se convirtió en un himno (a su pesar)

"Lo hemos intentado, por supuesto, pero para él esto es un mal sueño", explica Mamen Mendizábal, que entiende que el cantante "esté harto". "Ricky Martin no ha querido hablar, pero este es el programa definitivo que cierra el círculo. No hay margen para más bulos", zanja.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud