Televisión

Las lágrimas de Vasile en su inesperada visita a Ana Rosa y el frío mensaje de la presentadora a Sonsoles Ónega: "Espero que le vaya bien"

Acaba el primer día de la temporada de Ana Rosa Quintana. "Estoy sorprendida y desbordada", ha admitido la presentadora tras recibir una calurosa bienvenida con motivo de su regreso a la televisión, once meses después de tener que apartarse de las cámaras para tratarse de un cáncer de mama que le diagnosticaron hace un año.

Lea también: Ana Rosa vuelve un año después con un mensaje muy crítico con las medidas "milagrosas" del Gobierno: "Milagro es que esté yo aquí"

"Hablé con los médicos porque yo quería empezar en septiembre, pero me pidieron que esperase hasta mediados de octubre y así lo hemos hecho", ha explicado. "Tomamos la decisión de volver hace una semana", ha manifestado la comunicadora, que este lunes se ha reencontrado con su público, pero también con todos los compañeros de programa y cadena. Incluso con la prensa que ha asistido a una rueda de prensa a la que se ha unido, por sorpresa, Paolo Vasile, consejero delegado de Mediaset. En cuanto Ana Rosa se ha dado cuenta de que estaba entre bambalinas viendo su comparecencia, ha pedido que se acercase para dale un abrazo. En ese momento, el máximo responsable de la cadena se ha emocionado y, entre lágrimas, se ha marchado sin poder articular palabra, perdiéndose entre las cámaras del plató, el de Fiesta, donde se ha celebrado el encuentro con las medios.

Ana Rosa pilotará a partir de ahora su programa en solitario, pero siempre con la participación de Patricia Pardo y Joaquín Prat, como era habitual antes de su enfermedad. Pero, como novedad, Ana Rosa no presentará los viernes. "Paolo quería que estuviera menos días todavía, pero le he dicho que no se pase. De todas formas, vamos a ir viendo. Vamos a ver cómo estoy mañana, aunque yo no he parado ni cuando me he dado la quimio. He estado siempre bastante bien", ha comentado la presentadora, que ha detallado el tratamiento que ha afrontado estos meses: "Dieciséis sesiones de quimio, quince de radio y dos intervenciones".

"Este cáncer ha sido más grave que el anterior", ha dicho Quintana, porque hay que recordar que la presentadora ya padeció esta enfermedad con anterioridad, aunque en aquella ocasión fue un tratamiento puntual y breve que ni siquiera trascendió públicamente. "Esta vez ha sido una experiencia personal dura pero hay que enfrentarse al cáncer y a lo que sea", ha enfatizado. "Creo que volver era importante también porque supone mandar un mensaje a todas esas mujeres que están sufriéndolo ahora. Quiero animarlas y deseo que lo lleven lo mejor posible. Que se cuiden, que no se queden el sofá, que no se pregunten 'por qué a mí' y, sobre todo, que confíen en la ciencia".

Lea también: El ritual que Ana Rosa Quintana sigue a rajatabla siempre que reaparece en televisión el primer día de cada temporada

Además de someterse al tratamiento médico, Ana Rosa ha llevado todo un plan de vida saludable, con una alimentación adecuada y mucho ejercicio. "He llevado una vida muy activa, he hecho deporte y he caminado mucho. Estoy en forma. También hago remo con una máquina que me regalaron mis amigas. La verdad es que me he currado mucho estar bien físicamente". También ha aprovechado para leer y ver la televisión. "Es acojonante la calidad de la televisión que hacemos en España, tanto en esta cadena como en las otras, y también en las plataformas".

Ana Rosa, muy escueta con Sonsoles Ónega: "Espero que le vaya bien"

Muchas cosas han pasado en España y en el mundo desde que Ana Rosa se fue de los platós el 2 de noviembre de 2021. La presentadora ha sido testigo desde casa de cómo comenzaba una guerra, la crisis económica, la dimisión de Pablo Casado o la muerte de Isabel II, uno de los asuntos que más ha lamentado no poder relatar en televisión. "Uno piensa, ¿y si esto ocurre en España y el rey se muere fuera? Ahí lo dejo".

También le pilló fuera el gran bombazo televisivo del año: el fichaje de Sonsoles Ónega por Antena 3, un asunto que le pilla de cerca porque la periodista presentaba Ya es mediodía, que era un programa que producía Quintana a través de Unicorn. Por lo tanto, ella y Sonsoles tenían una relación profesional muy cercana. "Yo estaba en casa cuando esto ocurrió y espero que le vaya bien", ha dicho, de forma muy escueta, cuando se le ha preguntado por este asunto. 

"El semen de Ortega va a quedar para los anales de televisión"

El primer día de Ana Rosa en su programa ha contado con dos entrevistas de alcance. Por un lado, la de Alberto Núñez Feijóo, líder del PP. "También llamamos al presidente del Gobierno y, evidentemente, su agenda es más complicada. Pero hemos tenido la suerte de que Feijóo tenia posibilidad de venir hoy. Nosotros damos voz a todo el mundo, como se hace en una democracia", ha defendido sobre su entrevista al líder de la oposición. Por otra parte, Ana Rosa también ha contado con Ortega Cano, que ha protagonizado un momento de lo más surrealista cuando ha mandado un mensaje a Ana María Aldón. "Todavía mi semen es de fuerza", ha dicho el matador de toros. "Ha sido una entrevista maravillosa. Ortega siempre ha sido peculiar y ha sido muy generoso. El semen de Ortega va a quedar para los anales de televisión", ha bromeado.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud