Famosos

María José Campanario se desahoga por su 46 cumpleaños: "La fibromialgia que sufro es muy complicada y los días malos son muy malos"

María José Campanario ha soplado velas este martes de la mejor manera: rodeada de su familia y con el apoyo incondicional de su marido, Jesulín de Ubrique, que la ha felicitado públicamente con un mensaje de amor: "Uno de tantos días inolvidables. Feliz cumpleaños". Ella misma afirma que vive uno de los mejores momentos de su vida y ha querido compartirlo en el programa Y ahora Sonsoles: "Hoy me he olvidado del móvil. No hemos hecho una gran celebración, hemos ido a dar un paseo en familia y poco más".

Tan enamorada de su marido como el primer día, Campanario ha asegurado que Jesús es un hombre muy atento con ella en su día a día y no solo en los momentos especiales: "Jesús me lleva el desayuno a la cama todas las mañanas, no solo por mi cumple". Ha reconocido que el buen momento que está viviendo ahora es algo que se merecía desde hace tiempo: "Estoy muy feliz. Sabéis que de estas cosas no hablo por su privacidad, pero estoy muy feliz. Estoy en un momento de mi vida maravilloso. Me encuentro bien, con mis días malos, pero ya era hora, ya tocaba, yo creo que me lo merecía". Además, ha dejado claro que de crisis sentimental nada de nada: "Llevamos 23 años, pero mañana lo dirán y pasado otra vez. Ya estamos acostumbrados y al final la vida no es eso, no es lo que otros cuentan, es lo que uno pasa y vive. Si yo tuviera que estar pendiente de cada vez que han dicho que nos hemos separado, no tendría un momento para mí ni momentos donde me veis bailando y sonriendo".

A pesar de esto, María José sí ha reconocido que en todos estos años de matrimonio ha habido crisis, aunque no han coincidido con las que contaba la prensa: "Nunca habéis acertado cuando se ha hablado de crisis entre nosotros, siempre llegaban rumores de que me era infiel. Claro que ha habido crisis, pero las he contado yo". Y ha añadido: "Cuando me fui a estudiar fuera, había gente de su entorno, ojo, su entorno profesional, que es bastante machista, que le calentaban la cabeza y a él no le hacía gracia que estuviese fuera. No hubo crisis, pero no quería que me fuera. Es un hombre súper inteligente y con el tiempo lo terminó entendiendo y me apoyó".

Aunque la mujer del diestro es muy consciente de la repercusión mediática que tiene su familia, ha confesado que la presión les ha obligado a poner límites: "Somos personas públicas, pero no se puede decir todo lo que se ha estado diciendo. Con esto no se puede aprender a vivir, me niego a que se me obligue a vivir con ciertas cosas. Sé que yo me he prestado en más de una ocasión y por eso me considero un personaje público, pero no todo vale". Más fuerte que nunca a nivel psicológico, María José cree que con ella han sido muy duros: "Ahora se habla mucho de salud mental, pero a mí no se me respetó, se han dicho cosas gravísimas sobre mí. Saqué fuerzas de mi marido, de Jesús, y menos mal que lo he tenido a él y a mi familia".

María José también ha hablado de la fibromialgia, la enfermedad con la que convive desde hace más de una década: "La fibromialgia que sufro es muy complicada y le pasa a mucha gente, por eso le quise dar voz a la enfermedad. Te puede llevar a una depresión, claro que sí. A mí me llevó a encerrarme y a tener una depresión, pero no quiero ser ejemplo de nada. Tengo mucha suerte que otros no tienen". Ha aprendido a convivir con el dolor que le provoca pero no piensa renunciar a una vida plena: "Yo quiero seguir trabajando, me encanta mi trabajo y me costó mucho esfuerzo conseguir mi título".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud