Famosos

A vueltas con la boda de Enrique Ponce y Ana Soria: que sí, que no, que caiga un chaparrón

  • Un repaso a las portadas del corazón con el torero y su joven novia como protagonistas, además de Susanna Griso o los Reyes y sus hijas

Bodas, bautizos y comuniones. La BBC de la prensa del corazón llega esta semana por partida doble aunque con desmentido incluido. O eso parece. Las cuatro espadas del corazón repiten la palabra boda en sus portadas y eso hace que la cosa quede un poco monótona. Bueno más que un poco. La chispa diferencial llega en Diez Minutos con el anuncio de boda del torero Enrique Ponce y la bella joven Ana Soria. La información no es muy explícita pero sí pone que en cuanto el diestro se retire de los ruedos en el mes de octubre se pondrán manos a la obra en preparar su enlace para la primavera del 2025. No cita fuentes ni hay anillo en las imágenes pero sí unas breves declaraciones de la supuesta prometida tras ver torear a su novio en Nimes donde a la pregunta de si habrá boda la respuesta es "no voy a daros detalles de nuestra vida privada salvo que estamos muy felices".

La pareja aparece con los padres de Ana en Nimes donde Enrique declaró su amor en público lanzando la montera a su novia en el segundo toro. Todo muy de postal. El torero se viste de luces, en malva y oro, y su chica no se queda en casa esperando una llamada de la cuadrilla cuando acabe la faena. La adrenalina al vivo y en directo que para algo Ponce es torero. Pero lo que igual no contaban es que tras esas fotos estaba el rumor de su boda y la portada de una revista que se ha lanzado al ruedo con esa exclusiva y se ha tenido que comer cómo apenas unas horas antes de que apareciera en los kioscos (ya se anunció por distintos programas de televisión). Ana ha cogido el móvil y se ha puesto en contacto con algunos colaboradores de programas del corazón para desmentir esa boda y mostrar el cansancio que tiene ante tanto dime y direte. Lo mejor es que la novia de Ponce no ha desmentido directamente al medio que lo publicó sino a aquellos afines a su historia que, mira por donde, coinciden con ser los más críticos con Paloma Cuevas en su divorcio de Ponce. No es la primera vez pero sigue resultando curioso cómo los personajes van eligiendo sus portavoces según comenten o defiendan en público.

Si hacemos caso a Ana Soria tenemos que entender que en el año 2025 no habrá boda con Ponce y eso sí que es una pena. De entrada porque ya se sabe lo que gustan los enlaces sobre todo entre la gente que devora esas noticias y segundo porque los que conocen a la pareja saben que están profundamente enamorados (mira como Pedro Sánchez) y con toda la ilusión del mundo de tener una larga vida de unión. La boda no sería un disparate sino justo lo contrario. Eso sí, sería civil y es que Ponce y Paloma siempre tuvieron claro que lo de pedir la nulidad era algo que ni se planteaba. Y es que cuando para uno de los contrayentes se trata de la primera vez lo normal es tirar la casa por la ventana. Ya pasó días atrás con la boda de Baltasar Garzón y Lola Delgado que además se festejó en la finca La Cetrina, propiedad de Ponce y que en su día decoró Pascua Ortega bajo la mirada de Paloma Cuevas. Garzón quiso que su mujer tuviera una boda por todo lo alto y ancho del olivar y mi duda es saber qué habrá pasado con la zona que tenían reservada para el cantante Luis Miguel cada vez que viajaba a España y se quedaba con los Ponce en su finca. Fue en esas tierras donde tantas noches cantaron a dúo Ponce y el Sol de México unas rancheras que siempre prometían acabarían en un disco. Hoy como que ya no lo veo.

Lo que tampoco veo en el cuerpo de Susana Griso (portada de Lecturas) es ni un gramo de celulitis. No me extraña que no le haya importado este 'robado' en Ibiza porque tiene cuerpo para enseñar. Griso, que está espectacular, aprovechó el tiempo en Ibiza para conocer el nuevo musical de Nacho Cano y luego brindar en el cumpleaños de Sandra García San Juan. El año pasado la fiesta fue una locura de piratas en el Caribe y esta vez la cosa ha quedado más tranquila y con un mariachi para animar la noche. En eso coinciden con la boda de Iván Reboso que trabaja en la revista Semana y allí le han dado toda la portada por su unión con el fotógrafo Joan Crisol. Eso sí que es barrer para casa. Nada de comprar reportajes de famosos y pagar un dineral. Que se casa Reboso, que además trabaja en Fiesta y ya está medio número de revista resuelto. Con Rosa López, Emma García o Amor Romeira, la boda prometía juerga asegurada. Y si a eso sumamos Rosa Benito, su hija Chayo, los compañeros de Fiesta...

Fiel a su espíritu clásico y tradicional esta semana Hola no se rompe la cabeza y apuesta por la sesión de fotos de la Familia Real en los jardines del Campo del Moro con motivo del aniversario de boda de los Reyes. Se trata de una sesión al estilo 'casual' con un toque desenfadado y mucho vaquero y deportivas. Pero todo tiene un significado. Tanto el Rey como sus dos hijas van en tonos azules y blancos, sin corbata y con camisetas y todo en perfecta armonía. Hace días leí a un gurú de la decoración que en todas las estancias había que poner un punto rojo. Daba igual que fuera un jarrón, un cojín o el lomo de un libro. En la sesión de fotos el punto rojo lo pone Letizia con su blazer jaspeada en un guiño a las tendencias o en lo que los chinos consideran el color "que atrae el dinero". No hay joyas, no hay abalorios y ni tan siquiera uñas pintadas. Lo más "moderno" son los piercing de Letizia quien esta semana se ha llevado casi todos los elogios al convertirse en el "sostén que ha salvado la Institución" como he escuchado en muchos tertulianos que ya no hablan de su abuelo taxista sino de su tesón y buen hacer parea que la corrupción no salpicara su casa. Me alegra oír esas cosas veinte años después de su boda y más en boca de muchos de quienes la acribillaron por no ser una 'royal'. No son buenos tiempos para la Reina por los rumores que cada dos por tres lanza el que fuera su amigo y cuñado Jaime del Burgo y siento como que por fin se hace justicia con el papel de una mujer que no nació para reina pero ha sabido ganarse el puesto mejor que las profesionales.

Cierro kiosco con dos maneras muy diferentes de dar la mano a tu amor. De la frialdad con la que Federico y Mary de Dinamarca se tocan en la que anuncian es su segunda luna de miel en Noruega (frio, frio) al agarre o amarre con que Chris Hemsworth pasea a Elsa Pataky por la alfombra del Festival del Festival de Cannes. Que alguien te lleve así por la vida no tiene precio (y eso que muchos pagarían).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud