Famosos

Shakira "baraja comerse el marrón", humillarse y firmar la paz con Fiscalía: pactar o no pactar

No es probable que ingrese en prisión pero la sombra de la cárcel planea sobre Shakira porque hay una posibilidad de que eso ocurra. Es difícil que acabe entre rejas pero tampoco es fácil que salga absuelta. Por eso se habla de pacto. Ella no quiere rendirse; no solo por dinero, sino porque supone humillarse, admitir su culpa y muchos millones (además de los que ya ha entregado). 

La ex de Piqué se enfrenta a 8 años de cárcel y, como todo lo que rodea a la colombiana, el juicio que comienza la próxima semana por su guerra con la hacienda española ha generado expectación mundial: 300 periodistas nacionales e internacionales están acreditados.

Tras arrasar en los Latin Grammy sevillanos, la artista, de 46 años, cantará ante  los tribunales, desde este lunes, en el que puede ser el juicio del año. La acusación pide penas por encima de dos años y eso significa que podría llegar a ingresar en la cárcel. Hay remotas posibilidades de que eso ocurra pero hay pocas pocas de ser absuelta.

Informalia ha recopilado la lista de testigos que presentarán declaración y podemos afirmar que al menos 79 de ellos acreditan que la de Barranquilla residió en España más días de lo permitido en como para no tener que tributar aquí: 183 días. Un total de 117 testigos comparecerán. Sus declaraciones ayudarán a concretar hasta qué punto la cantante colombiana pasó tiempo en Cataluña entre 2012 y 2014, periodo durante el que no pagó impuestos en España pese a que, a criterio de la Fiscalía, ya debía ser considerada residente fiscal.

Dos porteros, seis peluqueras, y hasta nueve vecinos de sus residencias en Cataluña, cuatro profesores de zumba y dos ginecólogos, entre muchos otros, están en condiciones de jurar o prometer que Shakira vivía en Barcelona. Está citado hasta el cantante del grupo Maná con quien grabó un videoclip.

Team Shakira: de su ex novio a su cocinera

Frente a la versión de la Fiscalía, la defensa de la artista  ha aportado sus propias pruebas: 38 personas entre las que están su hermano, cuatro amigas, personal de la escuela de su hijo, un mánager, un productor, varios asistentes, una coreógrafa, distintos miembros de su banda, su terapeuta, su cocinera personal, y su ex novio, Antonio de la Rua: el hijo menor del ex presidente colombiano Fernando de la Rúa es abogado. Shakira cuenta entre sus apoyos con el hijo del ex mandatario colombiano, con el que la cantante estuvo diez años (de 2000 a 2010), porque ostentaba cargos en varias empresas desde las que supuestamente se desvió dinero fuera de España. El abogado de la cantante, Pau Molins, uno de los más reputados penalistas de Barcelona (defensor del ex presidente del Barça Sandro Rosell o la infanta Cristina) no ha querido descartar el pacto. En total, Shakira presenta casi cuatro decenas de testigos para demostrar que estuvo poco en España. 

No solo la amenaza de la cárcel está en juego, porque pocos creen que eso llegaría a ocurrir, incluso perdiendo el juicio y los recursos: el botín para la Agencia Tributaria o para la presenta defraudadora es mucho dinero: el presunto fraude fiscal asciende a 14,5 millones de euros. El supuesto pacto ofrecido por la fiscalía incluye admitir seis delitos y reparar el daño económico. Tangamos en cuenta que Shakira ya ha pagado más de lo supuestamente defraudado, unos 17 millones de euros.  Sin embargo, desde el entorno de su defensa admiten que no se ha descartado aún al cien por cien firmar la paz: "Baraja comerse el marrón", nos dicen, literalmente.

Algunas fuentes sí defienden que la fiscalía también está presionando para pactar, si bien a este portal no le consta que así sea. Expertos juristas entienden que es "complicado" que todos estos testigos declaren como necesita la Fiscalía para que sus declaraciones surtan el efecto deseado, es decir, condenar a Shakira, hemos podido averiguar que el ministerio público va a por todas y no ha ofrecido ningún pacto a Shakira (otra cosa es que su abogado prefiera pacto y no lo descarte). De momento, lo que la fiscalía ha ofrecido es una rebaja en su petición de condena pero es tan pequeña que, una vez consultada esta cuestión con su cliente, su defensa ha decidido jugarse el todo por el todo e ir a juicio.

Fuentes de la Fiscalía afirman que los antiguos abogados y asesores legales de la colombiana se presentaron al comienzo del proceso ante ellos faltándoles al respeto y "sin guardar las formas", hasta el punto de que se les invitó a abandonar más de un despacho. Sin embargo, la propia Shakira tomó las riendas del asunto, cambió de despacho y dio una orden tajante: "No pactéis", les dijo. Eso no significa que el nuevo equipo jurídico de Shakira no haya retomado las reuniones con la fiscalía al menos para explorar sus posiciones y la posibilidad y condiciones de un pacto del que, según nuestras fuentes, Shakira no quiere ni oír hablar.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud