Famosos

La ex novia de Daniel Sancho sale de fiesta en Madrid: Laura estuvo este viernes viendo a Vetusta Morla

Laura, la que fuera novia de Daniel Sancho, no se encuentra recluida en Navacerrada, como se ha publicado. La joven, de 28 años, trata de hacer una vida normal, como cualquier persona de su edad, aunque, eso sí, procura por todos los medios permanecer alejada del foco mediático.

Durante toda su vida ha pasado tiempo en Navacerrada (es buena esquiadora). Pero lo mismo está en la sierra madrileña que en la capital, donde reside con su madre en la zona del Paseo de la Habana, muy cerca de uno de los concesionarios de la empresa familiar. Pero sale y hace planes. Ya adelantamos hace días que trabaja en el sector de la venta de automóviles de lujo y demás cuestiones relacionadas con ella, como también aclaramos ciertas inexactitudes que estaban difundiendo, como la supuesta amistad de Laura con Froián.

La prueba de que Laura no está recluida ni escondida es que este mismo viernes nos la encontramos en la capital, en la Ciudad Universitaria, en un acto multitudinario, junto a un grupo de amigas. La ex de Daniel Sancho acudió al festival musical El Jardín de las Delicias, donde disfrutó de lo lindo con las actuaciones de Vetusta Morla o Maldita Nerea, entre otros grupos. Laura permaneció hasta entrada la madrugada.

Laura lo pasó en grande, de acuerdo con la actitud que mantuvo, hablando con las personas que la acompañaron, sonriendo, bailando las canciones, con su bebida (vaso de cartón), de blanco, con una cadena larga de oro, y una bomber también blanca, muy a la moda, y unos vaqueros azules de color claro. Eso sí, casi todo el tiempo, incluso cuando se hizo de noche, mantuvo puestas sus gafas de sol, que solo guardó en contadas ocasiones en el bolso rojo que llevaba.

¿Recluida pero de concierto?

Algunos medios llegaron a afirmar que la familia de Laura se la había llevado fuera de España y luego se comentó que estaba recluida en la casa que la familia tiene en Navacerrada, donde se suponía que está recluida y teletrabajando. 

Por supuesto, como es lógico, Laura entró en shock cuando el pasado 5 de agostó se enteró por la prensa de que su ex había sido acusado del asesinato y descuartizamiento del cirujano colombiano Edwin Arrieta. Ella, que había cortado con el hijo del actor Rodolfo Sancho antes del suceso que aún llena titulares, sabía que Daniel se había ido a Tailandia, pero a perfeccionar su nivel de Muay Thai, ya que desde hace tiempo el nieto Sancho Gracia practica ese deporte, conocido también como boxeo tailandés, tal y como adelantábamos el mismo 5 de agosto en este portal.

Muy afectada, buscó el apoyo de su familia y de sus amistades más cercanas. Incluso recibió ayuda profesional, si bien no hemos podido confirmar si aún visita a su psicóloga. Daniel y Laura ya no eran novios, pero quedaba el cariño. Tampoco es cierto que fueran a casarse, como se ha dicho. Si hablaron alguna de vez de boda o de irse a vivir juntos fue mucho antes de que ocurriera el asesinato del médico colombiano que ha cambiado para siempre la vida del que fuera su novio.

Desde Informalia ya adelantamos hace semanas los datos de Laura, su edad, su vinculación con los automóviles de lujo, y otros detalles que no ampliamos para preservar su identidad. 

Laura, por lo que nos cuentan desde su entorno, trata de rehacer su vida, pero no es fácil desde que aquel 5 de agosto descubrió que su ex había sido detenido, acusado del asesinado de Edwin Arrieta. Después, leyó y escuchó que había mantenido relaciones sexuales con el colombiano y los demás detalles que toda España ha ido conociendo.

Como muchos amigos de Daniel Sancho, Laura cerró sus perfiles en redes sociales y lo último que quiere es que su identidad y su imagen salgan a la luz, pero tampoco está a gusto con determinadas informaciones que no se corresponden con la realidad, como que fuera a casarse, que quisiera viajar a Tailandia a ver a Daniel o que su familia la tenga encerrada en el chalé de la sierra.

Sí es cierto que Daniel la contactó desde la cárcel, pero también lo hizo antes de ser detenido. Solo quería pedirle perdón y aconsejarla que siguiera con su vida. Otra cosa es que ella contestara sus llamadas y sus mensajes.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud