Famosos

Tamara Falcó contactó hace una semana con dos firmas nupciales para hablar de su vestido de novia

Tamara Falcó no es una persona corriente y no lo decimos solo por su peculiar forma de sonreír a sus 41 años ni porque sea marquesa ni porque heredara un palacio ni porque tenga ocho hermanos de tres padres y tres madres distintos. Tamara no es corriente, sobre todo por su forma de hablar y en concreto por su tic de decir "o sea" en vez de pestañear. O sea, Tamara, o sea. Podríamos decir que la vida de la hija de Isabel Preysler da para una serie si no fuera porque Netflix ya se dio cuenta hace tiempo y le hizo una. Pero da para mucho más, o sea.

El capítulo del vestido de novia (los vestidos, porque la firma vasca que la ha mandado a Parla preparaba dos) y la nueva bronca de la marquesa llega como agua de mayo porque entre Ana Obregón, el final de Sálvame y Shakira se nos estaba olvidando que esta señora se casa en menos de dos meses. De hecho, apenas le hicimos caso a la prometida de Íñigo Onieva cuando se pegó un galletón (por supuesto en la tele) para descuajaringarse un tobillo. ¡Qué tiempos! Esto ya no es lo que era. Una influencer se cae en El Hormiguero y ni siquiera es portada de Hola. ¡Qué desfachatez!

En cambio, el drama de una novia que se queda sin vestido a 50 días de casarse seguro que da para más. Las modistas que han mandado a su clienta más famosa a tomar por saco dicen que Tami quería que copiaran un Chanel de Lagerfeld y que ellas no copian. La hija de Carlos Falcó dice que ella distingue entre copia e inspiración. Está aprendiendo un montón de su novio picaflor Tamara. Íñigo Onieva dijo, cuando le pillaron comiéndose la boca con una morena, que eran imágenes del pasado. Tan ingenioso como cuando a Nerón le trincaron encima de una romana y dijo que se estaba pesando.

Tamara, o sea; o sea, Tamara, explica en Hola, o sea, en su revis, que todo es mentira y que ella dice la verdad. O sea, que las diseñadoras son unas embusteras. Es ideal que el nombre de Tamara Falcó renazca de sus cenizas gracias a esto. O sea, Sophie et Voilà es una firma española con sede en Bilbao que la iba a vestir en su día más importante. Sin embargo, el 8 de julio, Tamara, salvo que se reconcilie como ella como hizo con el fiestero de su novio, no llevará el diseño de las vascas, que en un comunicado han anunciado que no disfrazarán sus creaciones nupciales de Chanel y han roto su acuerdo con Tamara "como consecuencia del incumplimiento contractual por parte de la señora Falcó".

"Desde el principio, hemos puesto todo nuestro empeño para que se sienta la novia más guapa del año, cuidando cada detalle y escuchando sus ideas. Entendemos la importancia de capturar la esencia sobre los conceptos e inspiraciones de nuestras novias y, como es normal, en la mayoría de los casos partimos de una inspiración de otros diseños que combinamos con el estilo de Sophie et Voilà y el savoire faire de las profesionales de primer nivel de esta compañía. Sin embargo, sentimos un profundo respeto por la creación artística de otros compañeros y nuestra ética empresarial nos impide traspasar ciertos límites que pondrían en peligro la autoría original del diseño", reza su comunicado. O sea, váyase usted a la porra.

Tamara, que presuntamente había ignorado los avisos y comunicaciones de la firma, dice que no esperaba que las cosas sucedieran así. O sea, que había elegido con mimo y cariño a unas profesionales y, al final, claramente, las cosas no han salido cómo esperaba. "Me acabo de enterar por los medios. No tenía ni idea y nunca pensé que llegaríamos a este punto. De hecho, estábamos trabajando, al menos por nuestra parte, en un entendimiento", sostiene la marquesa.

O sea, que mienten las diseñadoras en su comunicado, en el que afirman que les pidió que plagiaran un diseño y que ellas no han querido. "Niego categóricamente que eso sea cierto. A ver, ¿cómo voy a pedir que hagan algo así si yo soy la primera que me dedico a la moda? Tengo un respeto máximo a los diseñadores y a todos los trabajos relacionados con la profesión, especialmente porque trabajo con Pedro del Hierro", repite en Hola, o sea, en su revis. "Una cosa es la copia y otra el trabajo con inspiraciones, que es un proceso creativo común en todos los diseñadores que a mí misma me enseñaron incluso en la escuela de Marangoni, donde estudié. Aprendes que un proceso creativo bebe de muchas fuentes de inspiración y lo que yo les trasladé fueron mis inspiraciones sin intención de que copiaran un diseño". O sea, inspiración.

"Compuesta y sin vestido"

"Tengo que empezar todo desde cero. Me da mucha pena porque lo que tenía que ser un momento super especial e ilusionante de elegir el vestido y probármelo se había convertido en un conflicto lleno de momentos de tensión. Se había desvirtuado totalmente el proceso pero, aun así, no pensé que fuéramos a llegar hasta aquí. Así que doy las gracias a Sophie et Voilà por todos su buenos deseos que me traslada en su comunicado, pero me han dejado lo que se dice compuesta y sin vestido", remata.

Pues bien. A Informalia nos llega que hace como mínimo una semana "Tamara contactó con dos conocidas firmas para hablar de la posibilidad de que confeccionaran dos vestidos para su boda". Pero hay más: "Llegó a hablar de plazos y de dinero porque no solo no quiere pagar por los modelos sino que quiere cobrar por la promoción". La fuente que nos cuenta esto asegura además que Íñigo Onieva e Isabel Preysler están al tanto de todo y que hay "un importante medio de comunicación" implicado en el cambio de firma. O sea, hay dinero de por medio. Lo negará Tamara en El Hormiguero, o sea, cobrando. O sea.

Tiene "28 propuestas" nuevas

El tema es serio porque, tal y como ha desvelado la propia Tamara a su amiga periodista Cristina Pardo, "han tenido que meterse los abogados, desafortunadamente. Los comentarios me han hecho mucho daño, no procedía y ha sido muy doloroso". Y ha añadido: "Mis abogados me han dicho que esté tranquila, que yo no he incumplido ningún contrato, lo han incumplido ellos. Ya han mandado un requerimiento legal". Aunque, según han dicho en el programa de Sonsoles, hace ya dos semanas que los letrados de Falcó enviaron un mail a la firma Sophie et voilà para comunicarles el cese de su acuerdo: "Los abogados de Tamara se pusieron en contacto con las diseñadoras diciendo que la intención era no seguir con el diseño del traje. La situación quedó en el aire porque Tamara no respondió a los mensajes ni llamadas de las diseñadoras, que han zanjado la relación laboral este martes", ha dicho Nacho Gay en Antena 3. Una versión que desmentiría el argumento de Tamara y que refuerza el de la marca: "La verdad es la única que se mantiene en el tiempo", han dicho los responsables.

Tamara no irá desnuda a su boda con Iñigo Onieva porque la renuncia de la firma vasca ha generado una lluvia de ofertas en casa de su madre este martes: "Desde que me han dejado tirada ya tengo 28 propuestas para hacerme el vestido. Tanto propuestas nacionales como internaciones", ha dicho la marquesa en Diez Minutos. Entre ellas estaría la firma Pedro del Hierro, la misma para la que ella trabaja y que se ofreció desde el primer momento a vestirla: "No les sentó bien que se decantara por Sophie et voilà pero ahora están dispuestos a entrar de nuevo en la carrera por el vestido más famoso del año", han dicho en Y ahora Sonsoles.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud

Archivado en: