Famosos

Aless Lequio designó a Carolina Monje como receptora de sus muestras y ella renunció ante notario

En ningún momento Aless Lequio pidió a su novia, Carolina Monje, que fuera madre en el futuro con su esperma. Sin embargo, sí le donó las muestras depositadas por si a ella le apetecía utilizarlas. Nuestras fuentes coinciden en diferenciar ambas cosas: el hijo de Ana Obregón jamás transmitió a su novia que tuviera el deseo de que concibiera un ser con su semen, solo se lo dejó por si, en un futuro, a su libre elección, ella tomara libremente la decisión de hacerlo.

Por esa razón, Aless designó a Carolina Monje como receptora de las muestras, que estaban conservadas en un clínica de la Ciudad Condal. Así consta en un documento. Pero Carolina movió ficha seis meses después de fallecer Aless y decidió poner negro sobre blanco su intención. Una vez asesorada, y para evitar posibles implicaciones en el futuro, acudió a un notario de la Rambla de Catalunya, en Barcelona.

En el documento, fechado el 20 de noviembre de 2020, y Carolina Monje manifiesta por escrito y ante el fedatario por ella elegido que renuncia a las muestras a las que ella había sido designada como receptora. Al notario no le puede decir que destruya las pruebas físicamente, pero sí puede dejar constancia de que ella, legitimada para usarlas, renuncia. Fue después, una vez tuvo Carolina en su poder el documento que certificaba su renuncia, cuando comunicó a terceros su postura en el sentido de que era partidaria de no hacer uso de ella. No podemos asegurar al cien por cien que no hubiera otras muestras.

El reciente acercamiento de Ana Obregón hacia Carolina Monje, a través de un mensaje, fue interpretado por la receptora como un intento de la actriz "para que mantenga sus silencios", por utilizar la frase exacta usada por una fuente del entorno de la que fuera novia de Aless Lequio.

Contestación de Carolina a Ana Obregón

Hemos tenido acceso a la contestación que le llegó a Ana Obregón como respuesta a su mensaje, remitido por Carolina. En su línea de persona extremadamente educada y respetuosa, Carolina vino a decirle que se alegraba por ella (por Ana) y le mandó un beso. Fue "correcta pero más bien seca", nos puntualizan.

Para comprender la estupefacción de Carolina Monje hace días, al tener comunicación con Ana Obregón, de repente y después de mucho tiempo, hay que retrotraerse a cuando compartieron muchos momentos cuidando de Aless. Hubo entonces ratos en los que a ambas les unió el amor al joven cuya vida se les iba entre los dedos. El amor de la madre y el de la novia le dieron a Aless fuerzas y consuelo. Alessandro Lequio se vació de cariño también y los tres se apoyaron a la vez que apoyaban a Aless. Se miraban, se abrazaban y cerraban los ojos ante la tragedia.

Pero en aquellos momentos de tensión y angustia inenarrable, a veces se agriaba el carácter de una madre ante el abismo inevitable de la pérdida del ser que era toda su vida. Y a ratos Ana se ponía fuera de sí. Es comprensible. Alessandro fue testigo igual que Carolina de estallidos y muchos de ellos fueron dardos dirigidos a la novia de su hijo. Algunos de ellos los escribió y Carolina se frenó para no contestarla pero en ocasiones no pudo soportar las duras palabras de su 'suegra'. Después de la muerte de Aless se consolaron mutuamente pero también hubo desencuentros en algún caso y algunos fueron vía mensaje, dejando constancia de su existencia.

Carolina lo que no quiere es estar en el foco, de ahí que, a pesar de la insistencia de algunos programas, haya optado por el silencio y la prudencia. Tampoco quiere el más mínimo enfrentamiento ni con Ana ni con nadie. Otra cosa es borrar la verdad, borrar documentos que existen, y no solo mensajes de ida y vuelta, sino validados ante un notario.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud