Famosos

Dolor y gloria de Ana Obregón: del desgarro de una madre "muerta en vida" al fabuloso negocio de su fama potenciada

El poderío económico de Ana Obregón es inmenso y su desahogada situación le ha permitido correr con los enormes gastos que conlleva alquilar el vientre de una gestante y los tratamientos médicos que el proceso incluye, además de viajes, estancias y costes jurídicos. Además, la actriz ha heredado junto a su hermanos el legado de sus padres, fallecidos hace meses. Sin embargo, hemos podido constatar que algunas empresas de la bióloga están inactivas desde 2015, han reducido sus activos y hasta presentan números rojos por una cantidad nada desdeñable: unos 700.000 euros. Pero ahora, además de el precio de una exclusiva que algunos cifran en torno al millón de euros, "ha logrado multiplicar por cinco el valor de su imagen", según coinciden varios expertos que incluyen en su valoración la actualización de sus cachés como actriz, influencer, miembro de jurado en programas o simple contertulia, además, claro está, de cara a futuras exclusivas que pueden estar ya pactadas, como el primero posado en casa con su nieta, el bautizo u otros acontecimientos.

Lea también: Lo que no cuenta Ana Obregón: buscó un varón, está volviendo a intentarlo y lo del abuelo Lequio

Opiniones encontradas enfrentan a quienes apoyan a Ana Obregón tras haberse convertido en madre y abuela a los 68 tras haber contratado a una gestante fecundada con un embrión fecundado con el esperma de su propio hijo, fallecido hace tres años.

Pero, más allá de los debates, éticos, legales e incluso políticos suscitados tras la noticia que ha zarandeado a la opinión pública en los últimos diez días, son pocos los que defienden la otra cara del acontecimiento: que haya expuesto a la bebé recién nacida en dos portadas de una revista, a cambio de dinero.

Diversos expertos, paparazzi y dueños de agencias especializadas en la crónica social han tratado de valorar el precio del posado y las declaraciones de la actriz, en las que detalla aspectos controvertidos de la decisión que ha llevado a su hijo Aless a convertirse en padre post-mortem.

Al ser una de las exclusivas del mundo del corazón más importantes de los últimos tiempos, han circulado diversas teorías sobre lo que pudo cobrar la protagonista por darla. Antonio Montero, que tiene su propia agencia y lleva décadas en el mundo de las exclusivas, calcula el pelotazo y eleva la cantidad a niveles "indecentes", como califican muchos la operación. "Yo la información que tengo es que es un millón de euros", dice el fotógrafo, reportero y empresario. Por otra parte, y en contra de lo comentado por algunos contertulios en los sucesivos debates sobre el asunto, en ningún momento Ana Obregón ha anunciado que el dinero obtenido por las fotografías y la entrevista publicadas en la revista Hola vayan a ir a parar a la fundación Aless Lequio para la investigación contra el cáncer. Pero enseguida el colaborador la corregía: "Lo que se gane con el libro irá a parar a la fundación, del dinero de la exclusiva no ha dicho nada", afirmaba Montero.

Otros compañeros del marido de Marisa Martín Blázquez rebajan la cantidad: Belén Esteban cree que se ha pagado "muchísimo menos", mientras que Kiko Hernández, por su parte, sí está de acuerdo con la cifra que ha dado Montero, aunque considera que el cheque llegará al millón de euros pero no solo por la entrevista ya publicada: "Yo sí que creo que un millón, pero por las dos portadas, la de la semana pasada y la de esta semana", explicaba.

Lea también: Ana Obregón en blanco y negro: la insólita verdad de una noticia de sucesos que parece crónica rosa

La periodista Marisa Martín Blázquez tiene su propia versión acerca del dinero cobrado por Obregón. "Me hablan de una cantidad que, para mí, es indecente de dinero". Y no solo sería por esta primera entrevista o portada, van a ser más, ya que se trataría de un pack que se irá haciendo con el paso del tiempo. "Al parecer, parte de ese dinero irá donado a la fundación Aless Lequio", remataba.

Rosario de exclusivas dentro del pack: "Esto no ha hecho más que empezar"

Varios expertos en prensa rosa consideran que "esto no ha hecho más que empezar" y que en realidad estamos ante "una especie de contrato de larga duración" gracias al cual Ana Obregón venderá a la revista que ha dado las dos primera exclusivas sucesivos acontecimientos relacionados con el nacimiento de su hija-nieta: "No es descartable que en el pack estén ya pactados otros eventos que reportarían suculentos resultado de ventas a cualquier publicación". Se refieren las fuentes consultadas a "un rosario de posados" convenientemente separados en el tiempo. "El bautizo de la niña, el primer posado en casa, sus primeras salidas, cuando empiece a dar sus primeros pasos o hasta, con el tiempo, la primera comunión serían objeto de deseo no solo de Hola sino de cualquier otro semanario" que quiera incrementar sus ventas.

"No debemos olvidar que estamos hablando de una mujer que ha concedido exclusivas y posados durante prácticamente toda su vida y que para ella es natural cobrar por contar su vida", nos recuerdan. "Y su socio en esta ventana de ingresos a la que siempre se asomó casi siempre ha sido la revista Hola, con cuyos propietarios mantiene una fluida y nada infrecuente relación mercantil", nos aseguran. 

"Meses después de morir su hijo Aless posó en Hola para contar el desgarro que vivía y después volvió a hacerlo cuando fue contratada por TVE para las Campanadas de finde año", recuerdan. 

Potenciación de su imagen: mucho más dinero en juego que el de la propia exclusiva

"Para Ana Obregón cobrar por posar y dejarse entrevistar es una constante; el cambio está en realidad en su actitud respecto al respeto a la intimidad de los menores", nos apuntan. "Con su hijo Aless se puso a la cabeza en las reivindicaciones para proteger a los niños y conseguir que fueran pixelados para preservar su imagen hasta la mayoría de edad", añaden. "Incluso habló con expertos y defensores del menor y tomó parte activa para conseguir impulsar la ley que impedía a los medios fotografiar niños y sin embargo ahora es ella misma quien exhibe a su hija en una portada que ha dado la vuelta al mundo", señalan. "Javier Urra, psicólogo forense que se unió a Ana Obregón en su cruzada cuando fue Defensor del Menor la critica ahora y la tacha de incoherente por vender la imagen de su nieta o su hija", rematan.

Pero la operación mercantil en torno a esta exclusiva de dimensiones históricas va mucho más allá de lo que cabe calcular por estas dos primera exclusivas. "Aparte de que cualquiera que conozca a Ana Obregón sabe que siempre necesitó ser el centro de la creación, con esto el caché de su imagen la ha recuperado como personaje", nos aclaran. "Es decir, ahora mismo, su presencia en un photocall, en un debate de televisión, en la campanadas de fin de año, o incluso en una serie o película estaría pagado mucho mejor que antes", destacan los expertos consultados por Informalia.

Gran impulso para su caché y su imagen pública: ahora Ana Obregón "vale más"

"La potencia de la imagen pública de Ana Obregón se había reducido en los últimos tiempos", señalan los expertos. "Solo la enfermedad de su hijo y posteriormente la tragedia de su muerte devolvieron, por desgracia, a la madre desgarrada por el dolor al primer plano de la actualidad. Ella misma se encargó de homenajear la memoria de su hijo cada mes, cada 13 de mes, manteniendo la llama de ese dolor", nos explican. "Pero en realidad su actividad profesional había dejado de existir prácticamente, y solo fue potenciada cuando se convirtió en víctima de esa pérdida que todos lamentamos pero que a ella la hundió hasta el punto de quitarle las ganas de vivir tal y como ella misma repitió en diversas entrevistas", aclaran.

"Sin embargo, aceptó presentar las campanadas de fin de año y también intervenir en Mark Singer, en Atresmedia, un trabajo que luego rechazó pero ahora sabemos que cuando le ofrecieron renovar dijo que no por una razón: estaba esperando una bebé de una madre gestante en Miami", recuerdan. "Es decir, Ana Obregón confesó que estaba desgarrada de dolor pero no dejó de aceptar las buenas ofertas de trabajo que le llegaron, ofertas que, por otra parte jugaban con el morbo de ver a una madre muerta en vida por la pérdida de su hijo en la noche más emocionante del año para la gran mayoría de sus familias", insisten.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud