Famosos

Onieva pide "respeto" para su madre tras el comunicado de Carolina Molas que adelantábamos el martes

Este martes adelantábamos en primicia el comunicado de Carolina Molas dirigido a varios medios para pedir respeto hacia su vida privada. La madre de Íñigo Onieva y futura suegra de Tamara Falcó supo la semana pasada que había sido fotografiada por varios paparazzi junto a un un acompañante y quiso evitar la publicación de esas imágenes, por lo que envió a distintas revistas y programas una advertencia expresando que ella no era personaje público y advirtiendo que está amparada por el derecho a la intimidad y a la propia imagen.

El debate estaba servido. La mujer que ejercerá de madrina en la boda del año, la de su hijo con la marquesa de Griñón, no quiere ser famosa. Carolina Molas es la misma persona que apareció en la serie de Netflix protagonizada por Tamara, la misma que compareció ante los medios, convocados por su hijo, cuando compareció para pedir perdón antes de la reconciliación.

Reivindicando su derecho de ser una persona anónima, Carolina Molas ruega que se respete su "derecho a la intimidad y a la propia imagen" ya que, aunque es "consciente" del "interés mediático que tiene como madre de Íñigo Onieva por su compromiso con Tamara Falcó", siente que se ha "vulnerado su derecho al honor y a la intimidad".

Por ello, y dejando claro que no quiere ser considerada un personaje público, ha advertido que de que iniciará acciones legales para salvaguardar su derecho a seguir siendo, como hasta ahora, "una persona privada, absolutamente celosa de su intimidad y la de su entorno".

Un comunicado sorprendente e inesperado sobre el que no ha tardado en pronunciarse el propio Íñigo, que aplaudiendo la decisión de su madre para 'recuperar' su anonimato, ha pedido con contundencia "respeto para ella".

"Persecución y hostigamiento"

La madre de Íñigo Onieva denunciaba "la persecución y hostigamiento que dice ha venido sufriendo los últimos meses". También señala que "es y siempre ha sido una persona privada, absolutamente celosa de su intimidad y la de su entorno". Por eso pide a los medios de comunicación que "se abstengan de publicar y/o difundir informaciones y/o imágenes" sobre ella y su entorno.

No sabemos si además habrá hablado con su nuera para que deje de hablar de ella ante los medios, porque si hay alguien que habla de Carolina Molas ante cámaras y micrófonos y en platós esa es Tamara. Volvemos a recordar que ella compareció voluntariamente junto a su hijo, frente a un restaurante de La Castellana, delante de las cámaras cuando Íñigo realizó sus primeras declaraciones, convocando a las cámaras, después de saberse que Tamara le había dejado, unas declaraciones cuya expectación e interés informativo iba a suponer que esas imágenes se vieran en todos los medios nacionales y muchas veces.

Entendemos también que su papel de actriz de reparto en la película documental de Tamara en Netflix no fue voluntario. Carolina Molas ha participado voluntariamente en eventos públicos ante la prensa, se ha parado voluntariamente a dar declaraciones en la puerta de su casa y a informar de cómo se encontraba su hijo tras la ruptura con Tamara. Además, aunque niegan que vaya a posar con su hijo y Tamara en la exclusiva de su enlace, será la madrina de la boda.

Pero Carolina Molas no solo es la futura consuegra de Isabel Preysler. La guapa madre de Íñigo Onieva es CEO de Cemevisa, empresa que fundó su padre, Carlos Molas, que se dedica a la venta y distribución de electrodomésticos. De hecho, su papel como empresaria de éxito le ha reportado más de un premio por su buena gestión al frente de la compañía, como el recibido el año pasado: CEO del Año en Distribución de Electrodomésticos de Consumo. Por esto también ha salido en prensa en ocasiones.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud

Archivado en: