Famosos

Nacho Palau confiesa su principal razón para vivir: "Quiero que mis hijos tengan todavía a su padre"

Nacho Palau padece las secuelas que le han quedado tras su duro tratamiento contra el cáncer y ha reaparecido en un plató tras recuperar la voz para explicar cómo ha vivido su la enfermedad, cómo se siente, cuáles son sus planes, cómo está la relación con Miguel Bosé y los miedos que tiene.

El hombre que convivió durante la mitad de sus 50 años de vida con Miguel Bosé y con el que tuvo a sus cuatro hijos regresó de Supervivientes con graves problemas de salud. Desde Informalia adelantamos que no se trataba de una alergia, como se había dicho sino de algo mucho más grave.

"Fue un guantazo tremendo"

Era un cáncer de pulmón y debía someterse a un tratamiento de quimioterapia y radioterapia. Tras terminarlo, el valenciano ha vuelto a televisión emocionado y ha contado que para él la enfermedad "fue un guantazo tremendo", dijo. "Desde hace un mes he empezado a hablar, porque tampoco hablaba. Tuve problemas: se me hinchó la garganta, parece un poco drama todo pero es la vida. Tengo una cuerda vocal fastidiada, que no recuperaré y la otra ahí luchando, está fastidiada. Pero por lo menos puedo hablar", recordó ante Paz Padilla.

Lea también: Los famosos se vuelcan con Nacho Palau tras saber que tiene cáncer

Nacho contó que se ha refugiado sus hijos: "Siempre los nanos, los nanos lo han llevado muy bien, con mucha naturalidad. Se lo expliqué tratando de quitarle importancia. La única putada, perdón, es que mi madre también lo había pasado recientemente, y claro, habían visto a la yaya y que vieran a papá también… Pero lo han llevado bien los cuatro", señaló el escultor.

Sin haber hecho Supervivientes habría tenido problemas económicos reales

"He aprendido que la vida es muy chunga Estás bien y de repente te cambia así. Hay que vivir el ya. Te puede cambiar la vida en cualquier momento", reflexionó. Sobre cómo se las ingenió para no tirar la toalla: "Tienes temporadas, pero un día dije no puedo más, que se termine ya esto, que me lleve por delante, no puedo", reconoció. Le algo le hizo remontar. "Algo que tengo dentro, de superviviente, y siempre los nanos. Sé que en caso de que me fuera iban a estar muy bien cuidados, pero quiero que mis hijos tengan todavía a su padre, que aprendan muchas cosas, les puedo enseñar cosas para que el día de mañana sean tíos fuertes y seguros. Si me tengo que ir me voy, pero creo que lo estoy haciendo muy bien tanto con Ivo y Telmo, como con Diego y Tadeo, que están más lejos. La relación es maravillosa. Quiero recuperarme, estar fuerte otra vez y vivir", dijo emocionado.

Empatía por Miguel Bosé: "cuando perdí la voz"

"Recuerdo por ejemplo que cuando perdí la voz sentí empatía con Miguel, porque es muy duro perder tu voz, yo no canto, no he sido personaje público que ha cantado. Miguel perdió la voz, y sigue con la voz jodida", reveló. "La primera llamada fue muy emotiva. Me dijo que estaba ahí, que no me preocupara, que me preocupara en cuidarme, alimentarme bien, que él estaba ahí", repitió para describir sus primeros contactos con quien fue su novio durante 25 años.

Sobre su actual estado de salud

"Parece que está todo bien, me hice ayer una resonancia magnética del cerebro, me tienen que dar esa prueba y otra más y espero que me digan que está todo bien. Parece que la suerte que he tenido es que no había metástasis. Sobre todo me quiero ver normal, recuperado", explicó. "Los efectos secundarios son jodidos. Lo que peor he llevado es la voz. Te dicen que vale una pizarra. Pero a la hora de chillar chillaba. La fatiga, el estar cansado, no poder ni subir cuatro escalones y me cuesta…", decía para enumerar los síntomas y las consecuencias del tratamiento.

Si vuelve el cáncer…

"Lo llevaría muy mal, fatal, lo llevaría fatal. He convivido durante este tiempo de tratamiento, he compartido con gente enferma, de repente veías a gente que estaba muy bien o muy mal. Creas un vínculo. Jamás me había imaginado lo difícil que es, lo mal que se pasa, lo solo que te sientes. Y lo he vivido con mi madre. Como hijo lo pasas mal, pero tener tú el cáncer y ver a tu entorno sufrir por ti. La gente es muy valiente, todo el que ha pasado por un cáncer, de mama... Ls tratamientos son muy duros, es una enfermedad muy jodida. Les mando un beso a todos los que están en tratamiento y han superado esta enfermedad. Para mí son héroes, es una valentía porque es durísimo. Les mando muchos besos. Me emociono", contó.

"He necesitado psicólogo"

"He necesitado psicólogo. Me costó porque yo no podía hablar. Y cuando la vi, éra lágrima pura. Me decía llora", describió. Para Nacho Palau la mayor razón de existir es  ver crecer a sus hijos. "Creo que lo he hecho bien porque son felices los cuatro. No los veo con trauma, saben llevar bien lo que ha pasado. Tienen dos padres que los quieren mucho. Me gustaría ver a los hijos que son hombres y eso lo he conseguido yo y en parte Miguel. Lo he hecho bien", repetía.

¿Se ha parado todo lo legal?

"No lo he parado, porque una cosa no quita la otra. Creo que no va a parar por mi parte, porque es algo que se tiene que lograr. No puede ser que por la inmadurez de los mayores se separen unos nanos que no tienen culpa de nada. No hago responsable a nadie. Me siento igual de responsable que Miguel. Si en la sociedad avanzamos, las leyes se tienen que poner a la altura del momento en el que están. En este caso no están a la altura y quiero que se llegue a defender con el tiempo. Lo hemos sabido llevar. Lo hemos pasado mal, hemos llorado mucho, los nanos lo han entendido pero con cuatro años no puedes soltar toda la retahíla. Fue difícil", señaló.

¿Os habéis pedido perdón Miguel y tú?

"Cara a cara no. Pero sí se ha hablado. Él sabe y yo sé lo que piensa y considero que estamos ya separados. Cada uno con sus niños, no sé cómo quedará la cosa. Es tan buen padre como yo, lo quiero mucho, son muchos años, y solo quiero que le vaya bien. Me encantaría llevarme y reírme como me he reído antes, porque es un tío muy gracioso, he aprendido mucho porque es un tío muy culto, me ha presentado a mucha gente y he sido muy feliz con él. Los niños ya están juntos aun en la distancia. Se quieren y cuando se ven es como si se hubiera visto ayer. Cuando se separaron eran pequeñitos, pero si se puede evitar ese trauma a padres y niños mejor. Quiero recuperar fuerzas, tomármelo tranquilo, y cuando me vea con fuerzas recuperar el tema del restaurante", remató cuando le preguntaron por sus proyectos y planes de futuro. 

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud