Famosos

La viuda de Carlos Saura recibe el Goya de su marido y el Cine español se pone en pie

Los minutos de aplausos, muchos, fueron pocos para los que merece el inmenso cineasta oscense, fallecido la víspera de la gala a los 91 años. Carmen Maura, que no estuvo en el homenaje que los Feroz daban hace días a otro genio del cine, Pedro Almodóvar, subió al escenario para abrir la noche recordando al director de ¡Ay Carmela!, la obra maestra que se llevó once goyas en 1990, incluidos los de Andrés Pajares, la propia Carmen Maura como mejor actriz y actor, además del de Mejor Director para Saura.

Lea tambiénPedro Sánchez y Feijóo coinciden en Sevilla por los Goya: estamos en campaña

Uno de los hijos del cineasta aragonés repasó brevemente la vida del artista relacionando sus etapas creativas con las mujeres de su vida. Su viuda, Eulalia Ramón, tomó después la palabra para leer el discurso que su marido había dejado escrito y agradecer al equipo del hospital donde le dieron sus atenciones.

Después reclamó que la sanidad pública fuera tratada tan bien como le han tratado a Carlos Saura: "A quien corresponda", remató ante el auditorio en que estaban presentes Feijóo y Pedro Sánchez, entre otras autoridades. Un hermoso vídeo resumen con la filmografía maravillosa de Saura y una actuación con la versión del Por qué te vas, de Jeanette (que suena en Cría Cuervos), completaron el homenaje al descomunal artista fallecido, que ha ocupado casi la primera media hora de la velada.

Imposible no emocionarse, los nervios a flor de piel y el llanto contenido. La viuda de Carlos Saura, Eulalia Ramón, leyó la carta de agradecimiento escrita por su compañero sentimental cuando veía que la vida se le iba y que seguramente no podría recoger el Goya a toda una vida.

No pido reprimir las lágrimas, a su lado, Ana, la única hija del cineasta (que tenía seis varones) quien también dedicó unas entrañables palabras a su progenitor. Eulalia, o Laly, como la conocen los íntimos, agarró la estatuilla y mirando al cielo manifestó, rotunda, "Carlos, se que me estás viendo desde donde te encuentres".

En la sala muchos de los presentes tampoco fueron capaces de aguantar el llanto, como fue el caso de Fernando Méndez Leite, actual presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, o la actriz Carmen Machi.

La gala de los Goya de este año fue un continuo homenaje al cineasta fallecido el pasado viernes. Por un día no pudo estar presente para disfrutar de una jornada tan especial en su vida.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud