Famosos

Cayetano Martínez de Irujo, otra vez solo en el funeral en recuerdo de su madre: no fue ninguno de sus hermanos

Cumpliendo con la tradición como cada año por estas fechas, Cayetano Martínez de Irujo organizó una misa en memoria de la recordada duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James, en el templo de Los Gitanos en Sevilla con motivo del octavo aniversario de su muerte, el 20 de noviembre de 2014. Al homenaje no acudió ninguno de los hermanos de Cayetano, que sí estuvo arropado por su exmujer, Genoveva Casanova, su hijo Luis Martínez de Irujo y su pareja, Bárbara Mirjan.

Lea también- Cayetano Martínez de Irujo confirma que no ha sido invitado a la Nochebuena en Liria: "Estoy desligado de mi hermano"

El conde de Salvatierra ha organizado una misa en memoria de su madre en el templo Nuestro Señor Jesús de la Salud de Los Gitanos de Sevilla donde reposan las cenizas de la noble y grande de España. Un homenaje en el que el jinete no ha contado con el apoyo de ninguno de sus hermanos, y en el que una vez más se ha evidenciado el cisma familiar que existe en la Casa de Alba desde hace un tiempo.

Y es que tal y como ha reconocido el propio duque de Arjona, a pesar de que a su hermano Fernando lo adora "es mi hermano del alma" según ha confesado, y con Eugenia su relación es buena, aunque admite que no tan cercana como antaño, con el actual Duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart, solo hay "un trato correcto", mientras que con Alfonso y Jacobo ni siquiera se dirige la palabra.

Lea también- El fiestón que ha montado Eugenia Martínez de Irujo para renovar sus votos con Narcís Rebollo: otra vez en Las Vegas

De ahí que la ausencia de todos ellos no haya sorprendido a nadie, aunque Cayetano se ha mostrado especialmente dolido con el Duque de Alba, ya que tenía la esperanza de que este año sí acudiese: "Para mí es un orgullo enorme que mi familia esté unida, que estemos todos unidos, que vengamos aquí a darle el homenaje que merece una vez al año. Cada cual tiene su conciencia con respecto a lo que atañe a su madre", explica.

El jinete reconoce que esperaba "que viniese Carlos, la verdad, me hubiera hecho ilusión porque hace poco estuvimos en una misa, cincuenta años de la muerte de nuestro padre, y estuvieron todos. Aquí no ha venido ninguno ningún año. La verdad es que es triste, porque me he esforzado mucho para que la familia esté unida, pero bueno", se lamenta.

A la salida de la misa el hermano de Eugenia aclaró que "Fernando me llamó esta mañana y me dijo que estaba con gripe desde hacía tres días. Carlos, yo pensaba que iba a venir y no ha venido. La verdad es que no tengo mucho que decir". Con esas palabras Cayetano ya no disimula ni su enfado ni su decepción con sus hermanos en una fecha especialmente emotiva, como la del aniversario de muerte de su madre.

Quien no ha faltado ningún año a la misa, pero este año no ha podido asistir por problemas de salud, ha sido el viudo de Cayetana, Alfonso Díez, con quien el jinete tiene una estrecha relación y que "lo tenía todo organizado, pero no ha podido venir porque tiene Covid", según explicó Cayetano.

Tampoco estaba Eugenia, se encontraba a miles de kilómetros de distancia, concretamente en Las Vegas, vestida como los personajes protagonistas de la película Grease, para renovar los votos con su marido, Narcís Rebollo, cinco años después de su boda.

La duquesa de Montoro ya aclaró el año pasado que lo suyo no eran las misas de recuerdo: "Yo creo que es raro siete años haciendo misas. Creo que el primer año, segundo, fenomenal, pero todos los años... Yo siempre digo que para recordar a mi madre no me hacen falta misas, yo la llevo aquí (señalando el corazón)". Este año tan solo ha hecho una mención de su recuerdo en sus redes sociales.

Quienes sí arroparon a Cayetano son su actual pareja, Bárbara Mirjan, a su exmujer, Genoveva Casanova, y a su hijo Luis Martínez de Irujo, además de Margaret, la hija de su tata, Margarita Cayarga, que es como una hermana más para el jinete. Su hija Amina, sin embargo, no pudo asistir por encontrarse de exámenes: "La pobre estaba agobiadísima, pero se tenía que quedar", ha explicado su madre.

Tampoco se perdieron este homenaje a la recordada Duquesa de Alba algunos de sus mejores amigos, como Carmen Tello, sin Curro Romero, porque está delicado de salud, Antonio Burgos o el doctor Francisco Trujillo.

Desavenencias entre hermanos que se perpetúan

El pasado mes de junio hubo un acercamiento entre Cayetano y su hermano mayor, Carlos, el duque de Alba, cuando este acudió a visitarle a la finca sevillana de Las Arroyuelas, y parecían mantener una relación mucho más cercana después de años de frialdad, reproches y alejamientos.

El distanciamiento se intensificó a raíz de la muerte de Cayetana por el reparto que la duquesa hizo de la herencia entre sus hijos. Sin embargo, el desencuentro en las fechas más familiares se originó hace unos años, cuando el actual duque de Alba ya no quiso invitar a la cena de Nochebuena a Genoveva Casanova, ex mujer de su hermano Cayetano, alegando que estaban divorciados y ya no eran matrimonio.

La reacción del duque de Arjona fue negarse a dejar sola esa noche a la madre de sus hijos. El jinete cenó en la casa donde la mexicana vivía con Luis y Amina, situada por cierto muy cerca del palacio de la calle de la Princesa, y faltó por primera vez en su vida a la Nochebuena en Liria. Entre riñas y reconciliaciones, la pasada Navidad Cayetano y su familia tampoco estuvieron invitados a la tradicional cena en el palacio madrileño, una ausencia que se repetirá en las próximas fechas navideñas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud