Famosos

Daniel Craig se pelea con sus vecinos por unos árboles: licencia para podar

El último James Bond, Daniel Craig y su mujer, la actriz ganadora de un Oscar, Rachel Weisz, andan peleados con algunos de sus vecinos de Londres. El matrimonio se enfrenta a los habitantes de las casas adyacentes a su exclusivo hogar unifamiliar, porque los grandes árboles de su jardín molestan, deben podarse, y necesitan un permiso especial para poder hacerlo.

Se trata de una nueva batalla con los residentes cercanos por sus planes para talar árboles problemáticos en la casa adosada en la que las estrellas de Hollywood viven en el norte de Londres, y que tiene un valor de seis millones de libras.

Hace cinco años, Craig y Weisz ya ganaron una batalla para mantener un platanero de 20 metros de alto en su jardín, después de que unos vecinos se quejaran de que sus raíces estaban dañando las casas aledañas.

Los banqueros Alasdair Nisbet y su esposa, Elizabeth, que viven al lado de los Craig, denunciaron en 2017 que su casa victoriana con terraza estaba plagada de grietas debido a las raíces de los árboles de los famosos actores. Los Nisbet proporcionaron informes de expertos que echaban la culpa de estos problemas de hundimiento a las raíces del gran platanero plantado en el jardín del ex 007, y solicitaron cortar el árbol.

Lea también Confirmado: Daniel Craig es gay... en 'Puñales por la espalda'

El enorme platanero típico británico se salvó del hacha después de que el protagonista de Puñales por la espalda y su mujer se ofrecieran a cortarlo ellos mismo. Esto dio lugar a que las autoridades urbanísticas de la zona culparan finalmente de las grietas en la otra casa a una tubería de alcantarillado.

Daniel y Rachel contaron entonces con el apoyo de otros vecinos, quienes defendían que los árboles eran "estéticamente hermosos", y se mostraban contrarios a su eliminación. Estos mismos habitantes del barrio pueden mostrarse contrarios a los nuevos planes de poda de los famosos de la pantalla.

Los actores han solicitado al ayuntamiento que lleve a cabo más trabajos en el árbol en cuestión, y que lo recorte unos cuatro metros más. También solicitan la poda de otro platanero similar y un peral cubierto de hiedra que están plantados en su jardín.

Sin embargo, para ello necesitan consentimiento municipal porque este tipo de vegetación está protegida por una Orden de Preservación de Árboles en un área de conservación designada de su barrio, Camden.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud