Estilo de Vida

La explicación científica por la que los plátanos cambian de sabor al congelarlos

Los plátanos se vuelven más dulces si los congelas (iStock)

El plátano es una de las frutas más consumidas en el mundo. Rico en carbohidratos, calorías, fibra, vitaminas y potasio, es un alimento fundamental en nuestra dieta. Comer plátano mejora la salud cardiovascular e intestinal y, además, supone un chute extra de energía.

Lea también: El error que cometes al comerte un plátano: su mejor parte acaba en la basura (y no es la cáscara)

Esta fruta tiene forma alargada y ligeramente curvada, y pesa entre 100 y 200 gramos. La piel es gruesa, pero es muy fácil de pelar. En función de su grado de maduración, puede ser de color verde, amarillo o marrón. Se puede comer en cualquiera de los tres, esto ya depende de los gustos de cada persona.

Pues bien, puede ocurrir que los últimos plátanos del manojo se maduren más rápido de lo habitual. Por eso, y si no quieres comerlos blandos o muy maduros, una solución interesante es introducirlos en el congelador. Eso sí, has de saber que al sacarlos, el sabor no será el mismo, pues este será mucho más dulce. Pero, ¿cuál es el motivo?

El almidón se descompone en azúcar

Existe una explicación científica. De forma que el plátano madura y cambia de color (del verde al amarillo y por último al marrón), los almidones se descomponen en azúcar por una enzima que se llama amilasa. Esta conversión de almidón en azúcar hace que la fruta aumente en dulzura a medida que va madurando, según un artículo de investigación publicado en Global Journal of Nutrition & Food Science.

Esto explica que un plátano con manchas marrones es mucho más dulce que otro que todavía tiene la punta verde. De la misma forma, en repostería se aconseja usar plátanos muy maduros para elaborar recetas de productos horneados.

¿Y en el congelador qué sucede?

El agua que está en la pulpa del plátano se congela y empieza a romper las células del plátano, distribuyendo tanto la enzima como los almidones almacenados por toda la fruta durante el proceso.

Lea también: Estas son las calorías que tienen el melón y la sandía: ¿qué fruta engorda menos?

Al sacar el plátano del congelador, la amilasa comienza a convertir el almidón acumulado en la congelación en azúcar, de ahí a que en boca sepa más dulce. El sabor no será peor, más bien, será mucho más apetecible.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud