Estilo de Vida

Trucos para acabar con el olor a fritanga después de cocinar (más allá de la campana extractora)

Foto: iStock

Rara es la persona que no le guste comerse un buen plato de croquetas caseras o de patatas fritas. Sin embargo, este un cocinado intenso de alimentos fritos puede provocar una consecuencia muy desagradable: el olor a fritanga. Como el aceite soporta altas temperaturas en el fuego, acaba emanando olores que pueden adherirse a las paredes.

Quizás cueste que ese olor se vaya totalmente. Por eso, lo mejor que se puede hacer para que no se concentre ningún olor es cerrar la puerta de la cocina, abrir las ventanas y encender el extractor de la campana antes de poner a calentar el aceite y comenzar a freír. Así, el humo podrá huir de forma sencilla.

Pero, ¿qué sucede si el olor a fritanga se mantiene después del cocinado? La mejor solución es ventilar la cocina durante unas horas para renovar el aire. Si ese mal olor se ha incrustado en la ropa, lo recomendable es ponerla en la lavadora y dejarla secar al sol.

Además, existe otro truco casero para acabar con este olor, que consiste en hervir agua en un cazo para después añadir unas gotitas de jabón. Una vez que nos hayamos deleitado con los fritos, puedes limpiar las baldosas y los azulejos con esta mezcla. El agua caliente facilitará que este aroma ingrato desaparezca.

Más remedios caseros para combatir el olor a fritanga

No obstante, existen más tips caseros para acabar con el mal olor que provoca los cocinados de alimentos fritos. Son los siguientes:

- Agua y vinagre: hierve agua en un cazo y añade vinagre (puede ser de manzana o vino blanco). Coloca la olla al lado de la sartén. El poder de absorción del vinagre y su olor descompone los olores fuertes.

- Agua y clavos: mismo procedimiento. Esto también se puede utilizar para acabar con los olores que desprender una coliflor o el pescado. Lo mismo ocurre con la canela o vainilla en rama.

Lea también: El truco definitivo de las tres bolas de papel de aluminio en la lavadora

- Rodajas de manzana: Añade un par de rodajas de manzanas, a poder ser sin pepitas, en el aceite que se va a utilizar para hacer la fritura.

- Zumo de limón: echa un cucharadita en el aceite antes de encender el fuego. También se puede hacer lo mismo que con la manzana, aunque en esta ocasión con la piel del limón.

- Perejil: Vierte un poco de perejil en un recipiente y sitúalo al lado de la sartén. Cuando el agua rompa a hervir, captará el olor de la fritura, más aun si se trata de pescado o marisco.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud