Casas Reales

La visita de Juan Carlos I, ni por regatas ni por salud: "Este viaje ha sido de negocios"

Juan Carlos I ha abandonado este martes Vitoria, donde ha estado unas 48 horas, pero no solo para realizarse unas revisiones médicas; también para negociar con el entorno de Iñaki Urdangarin detalles del divorcio de la infanta Cristina. "Este viaje, desde el primer día, no ha sido de placer, sino de negocios", afirman fuentes cercanas al entorno del ex monarca, que señalan que más allá de regatas o consultas, "dejar en orden su herencia" es la razón oculta de que el padre del rey Felipe VI haya venido a España.

Se trata de la segunda visita a nuestro país que quien fuera su jefe del Estado, desde que lo abandonara y fijara su residencia en Abu Dabi hace ya dos años, ante los escándalos fiscales y privados que lo señalaban. 

La desinformación, los dimes y los diretes en torno al viaje del emérito a España han sido la constante de esta visita que, tras unos días de estancia en Londres, comenzó en la localidad gallega de Sanxenxo para participar en las regatas de este pasado domingo con la embarcación Bribón. El tour ha finalizado en la capital vasca desde donde ha partido el avión privado que ha cruzado los Pirineos rumbo al norte, tal y como han asegurado en El programa de AR este martes.

Lea tambiénJuan Carlos, ingresado en Vitoria para recibir un tratamiento pionero con células madre

Inicialmente el abuelo de Froilán ha aprovechado su estancia en Vitoria para pasar consulta y noche en la clínica odontológica del doctor Eduardo Anitua, y una revisión con el traumatólogo Mikel Sánchez. Sin embargo las fuentes cercanas a ex rey confirman que su itinerario en esta visita es de todo menos casual, y con una agenda que va más alla de lo recreativo o facultativo.

Tal y como afirma el digital Vozpópuli, estas fuentes confirman que, "ni a Londres fue a ver a Carlos III o al Real Madrid, ni a Sanxenxo a las regatas, ni a Vitoria a verse con dos médicos. Viene a liquidar asuntos económicos en todos los casos". El mismo digital asegura que el emérito, de 85 años de edad, tiene varias propiedades tanto en Galicia como en Cataluña de las que quiere desprenderse para así "dejar en orden su herencia". 

Se trata de propiedades que Juan Carlos tiene a nombre de terceras personas y que debería vender o poner a su nombre para que puedan heredarlas sus hijas, dado que un cambio de titularidad en las actuales circunstancias resulta complicado. 

"A Galicia ha venido a eso. Se ha pasado todos los días firmando papeles. También ha llegado a un acuerdo con un testaferro catalán. En Sanxenxo apenas ha navegado tres horas para que los periodistas tuvieran la foto", afirman las fuentes consultadas, que indican que la idea del ex monarca no era comprar una casa cerca de la localidad costera gallega, si no conseguir ser el titular de una vivienda que ya es suya.

Negociar con el entorno del ex yerno

"Sí, se ha reencontrado con dos médicos que ya le han tratado en el pasado, pero su verdadero objetivo era negociar diferentes asuntos con Urdangarin", confirman las fuentes indicadas.

Cabe recordadr que Iñaki Urdangarin se encuentra en pleno proceso de divorcio por el que ha exigido cantidades económicas de 25.000 euros mensuales y 2 millones de euros de indemnización, que el entorno del padre de Cristina aseguran que "no le gustan. Las primeras informaciones apuntaban a una 'paga' de 10.000 euros".

"Juan Carlos I es consciente de la información que tiene su antiguo yerno, y no quiere que sea utilizada no ya para dañarle a él, sino a la actual Casa Real y a la jefatura de Estado de Felipe VI. Este viaje, desde el primer día, no ha sido de placer, sino de negocios. Y esta parada también tenía ese objetivo". Suegro y yerno, como se recordará, hicieron "negocios" juntos en la época de la relación del monarca con Corinna Larsen, y podrían ser esas operaciones realizadas a través de varias sociedades las que se "habrían sido objeto de revisión" durante la visita a tierras vascas.

No obstante, las fuentes consultadas no pueden confirmar que estas conversaciones entre el emérito y el ex duque de Palma, hayan sido directas. En caso de no haberlo sido, el emérito habria al menos hablado con el entorno de Iñaki, dado que él vive en Vitoria, al igual que toda su familia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud