Casas Reales

La primogénita de Máxima y Guillermo de Holanda se refugia en palacio tras recibir amenazas de secuestro

La primogénita de los reyes Máxima y Guillermo de Holanda no está pasando sus mejores días. Tras recibir amenazas de intento de secuestro, Amalia ha tenido que dejar la residencia de estudiantes donde vivía desde que empezó la universidad en Ámsterdam para recluirse en Palacio.

Lea también: "Sánchez sale cuando le da la gana": un ex trabajador de Moncloa 'desmonta' al presidente tras su retraso ante los reyes

Sus padres, muy preocupados por su seguridad, lo han confirmado este jueves en una rueda de prensa al término de su visita de Estado a Suecia. Además, han lamentado la situación en la que se encuentra la joven heredera de 18 años.

"Esas consecuencias son muy difíciles para ella. No hay vida estudiantil como la que tienen otros estudiantes. Estoy muy orgullosa de ella y de cómo sigue adelante", dijo la reina, mientras su marido apuntó "es muy duro".

El pasado mes de septiembre, medios locales desvelaron que tanto Amalia como el primer ministro, Mark Rutte, habían sido puestos bajo seguridad reforzada ante el temor de que fueran objetivos de la mafia, después de que sus nombres aparecieran en mensajes interceptados por la policía.

Entonces, la policía lanzó una orden a la princesa para que abandonara Ámsterdam y se refugiara con su familia. Rutte aseguró que las autoridades involucradas están haciendo todo lo posible para garantizar que Amalia esté a salvo y reconoció estar "preocupado".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud