Casas Reales

Las últimas horas de don Juan Carlos en Sanxenxo: del bastonazo a un escolta al primer premio del Bribón

El emérito acudió este sábado al pabellón municipal de Pontevedra para asistir al encuentro deportivo entre el Cisne y el Barça B, el equipo de balonmano en el que juega su hijo, Pablo Urdangarin. Don Juan Carlos llegó acompañado por unos escoltas a los que tuvo que llamar la atención para que le ayudaran a bajar los escalones de las gradas. ¿Cómo? Con un ligero bastonazo que ya ha recibido algunas críticas.

Lea también: Don Juan Carlos se escapa a Pontevedra para ver a su nieto, Pablo Urdangarin, en el balonmano

Y es que la 'escapada' del emérito de Sanxenxo para ver a su nieto deportista se saldó con varias anécdotas: por un lado la del bastón, por otro el resbalón del rey al intentar levantarse de su asiento una vez finalizado el partido. Por fortuna sus amigos Pedro Campos y Pedro de Borbón Dos Sicilias fueron rápidos para sujetarlo y que la caída no tuviera peores consecuencias. 

Este domingo, don Juan Carlos ha retomado su 'rutina' en Sanxenxo. A primera hora llegó al Real Club Náutico y ha vuelto a disfrutar a bordo del Bribón. Después de navegar, regresó al puerto y recibió una placa de agradecimiento por promocionar la vela y Sanxenxo y otra por la victoria de su categoría en la regata. Emocionado, ha declarado: "Gracias por vuestra presencia, de verdad".

Este lunes, el emérito viajará a Madrid para reencontrarse con gran parte de la familia, algunos que no ve desde que se marchara a Abu Dabi, hace 21 meses. "Espero muchos abrazos y ver a la familia, tengo muchas ganas de reencontrarme con todos ellos". Los detalles del encuentro no trascenderán pues Zarzuela lo considera de ámbito privado y, por tanto, no habrá información al respecto.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud

Archivado en: