menu

Energía

El consejero delegado de Suez paraliza los planes de venta de Agbar

  • Asegura que anunciará los planes de desinversión en el segundo semestre

Rubén Esteller

El consejero delegado de Suez, Bertrand Camus, ha asegurado que no hay planes para vender Aguas de Barcelona en estos momentos. El ejecutivo asegura a Bloomberg que los anuncios de posibles desinversiones se realizarán durante el segundo semestre de este año y augura una mejora del negocio del agua para el segundo semestre del 2021 tras la caída registrada por culpa del coronavirus y que habría provocado este aplazamiento de la operación.

Suez, asesorada por Rotschild y Société Générale, se preparaba para iniciar el proceso de venta el pasado 25 de junio, con la intención de cumplir con la petición que el fondo activista Amber lanzó el 18 de julio del año pasado para mejorar sus niveles de rentabilidad aprovechando la llegada de un nuevo consejero delegado, Bertrand Camus.

El brazo inversor de La Caixa, Criteria, estaba interesada en entrar en la compañía con otros coinversores.

Los fondos de infraestructuras están en estos momentos ávidos de operaciones para poder destinar una parte de la liquidez que tienen y entre los interesados por la operación aparecían grandes inversores como el australiano IFM, los canadienses Brookfield y OPTT, el francés Ardian, el sueco EQT o el británico CVC, entre otros.

La venta de Agbar está valorada en 3.000 millones por Amber (12 veces ebitda), pero dependerá en gran medida del perímetro final. Gran parte del valor de la empresa de aguas radica en estos momentos en Aguas Andinas -la filial de Chile- y de su inclusión o no dependerá el precio final.

Agbar, tal y como indicaba Amber en su carta al consejo de Suez del año pasado, ha alcanzado un nivel de madurez que sugiere un ángulo industrial limitado para que sea la empresa francesa la que lo explote de aquí en adelante. En opinión del fondo activista que dirige Joseph Ourghourlian, vicepresidente también del grupo Prisa, Aguas de Barcelona representa una parte significativa del capital empleado de Suez y su venta supondría una gran oportunidad para reposicionar la compañía e incrementar sus ratios de rentabilidad y su capitalización.

Casi once años después de su salida a bolsa, el precio de las acciones de la compañía francesa se negocian por debajo del precio de su OPV de 14 euros/acción y por debajo del precio de la última ampliación de capital para la compra de GE Water, que se ejecutó a 15,8 euros por acción. Ahora mismo la empresa cotiza a 10,42 euros. En términos relativos, según Amber, en los últimos seis años Suez ha tenido un rendimiento inferior a su par directo Veolia en un -149% y el índice Euro Stoxx Utilities (SX6E) en un -34%.

Estos datos coinciden con el periodo que Suez ha controlado Abgar. Criteria vendió el 18 de julio de 2014 el 24,14% que mantenía a cambio de entrar en el capital de Suez con el 4,1% y contar con un puesto en el consejo de administración que fue ocupado por Isidro Fainé. Ahora la participación alcanza prácticamente el 6% del capital de la compañía francesa.

El canje de accionarial pactado entre Criteria y Suez incluía dos operaciones paralelas. La primera, la compra a Suez del 14,5% de Aguas de Valencia, donde la francesa poseía el 33,7%, pero no podía ejercer sus derechos políticos por un enfrentamiento con el principal accionista, su presidente Eugenio Calabuig.

Más presencia en el agua

Los fondos de capital privado están ganando presencia en el sector del agua español aprovechando la estacionalidad del sector. El francés IFM tomó una participación en Aqualia del 49% en septiembre de 2018 por 1.024 millones de euros. En el momento de la transacción, la compañía anunció que mantendría "su actual estrategia enfocada hacia la internacionalización" y de hecho analizó la compra de la francesa Saur, que acabó finalmente en manos de EQT. El fondo sueco, controlado por la familia Wallenberg, se ha hecho con el control de la sociedad Emalsa, que tiene el negocio de agua en Las Palmas y compró poco después el 33% que ostentaba Sacyr, así como posteriormente una participación en Nuinsa para seguir creciendo en este negocio del agua. OTPP, el fondo de pensiones de los profesores de Ontario, se acercó a Global Omnium para intentar hacerse con el 40% del capital, pero la sociedad llegó a un acuerdo con Incus.