Desmontando a Noruega, el país más feliz del mundo: todo nace del petróleo

Por Yago Gantes | 11:31 - 21/04/2017

Noruega ha conseguido la primera posición del Índice de Felicidad 2017, el ranking que cada año realiza Naciones Unidas. Es decir, es el país más feliz del mundo. Desde el nacimiento en 2012 de este ránking, los estados escandinavos han copado los primeros puestos y ante esta arrolladora felicidad el periodista Michael Booth decidió investigar. En su libro Gente casi perfecta desmonta parte de este supuesto júbilo y recoge datos como que "un tercio de todos los noruegos en edad de trabajar no hace absolutamente nada. Más de un millón de ellos viven del dinero del Estado, la mayoría es pensionista". Y todo se debe al petróleo.

El hermano pequeño (y menospreciado) de los países escandinavos, que se independizó de Suecia a comienzos del siglo XX, cambió su posición económica cuando en 1969 se descubrieron lo que serían unas colosales reservas de petróleo en los territorios noruegos del mar del Norte. Rápidamente, el país de solo cinco millones de habitantes se posicionaba como una de las naciones más ricas del mundo y en 2016 registró un PIB per capita de 64.000 euros, solo superado por Suiza y Luxemburgo.

Michael Booth profundiza en su libro en la idea de que el petróleo, y su buena gestión por parte de las autoridades de esencia socialista e igualitaria, es el motivo de la dichosa vida noruega. Sin embargo deja claro en una entrevista con Evasión que los escandinavos no sienten felicidad, sino "la satisfacción de la vida, o alegría". Y a lo que a lo que se refiere a felicidad 'hedonista', la puntuación "sería muy mala".

No obstante, este periodista británico que ha documentado sus viajes a lo largo de la península escandinava entiende que los noruegos tienen muchos motivos para ser felices: "Son muy ricos, no trabajan mucho, no se encuentran perturbados por guerras o desastres naturales, tienen grandes libertades y democracia, salud y educación gratuitas, gran estabilidad y tienen niveles relativamente altos de confianza mutua y para sus gobiernos e instituciones", dice.

De esta manera, Booth asume que la riqueza es una de las principales causas que explican la felicidad que sienten los habitantes del norte. Una postura que los propios escandinavos no aceptan. Meik Viking, director general del Instituto de Investigación de la Felicidad y autor del libro Hygge, la felicidad en las pequeñas cosas, aseguraba a este medio hace semanas que el secreto de la felicidad de Dinamarca, el hygge, "no es el dinero". "El hygge debe ser barato y accesible para todos". A su vez, el agregado de comunicación de la Embajada de Dinamarca en España, Mikkel Larsen sentencia que el hygge "no depende del nivel económico de un país, consiste en buscar esos momentos que todos necesitamos para relajarnos con amigos y familia".

Pero a pesar de estas declaraciones, Michael Booth va más allá y asume que una de las principales razones que explican la actual admiración a la utopía escandinava se debe a que tras el choque económico global de 2008 que terminó en una profunda crisis a las naciones europeas mediterráneas como España, la "gente empezó a apartar la mirada del enfoque globalizado, altamente consumista e individualista que había causado en parte el colapso, y en su lugar se sintieron atraídos por las actitudes casi anticuadas de los escandinavos hacia las sociedades colectivas, su bienestar social, igualdad e igualitarismo".

El futuro de Noruega

Sea o no la riqueza fósil el motivo del júbilo noruego, Michael Booth entiende que la felicidad del país está asegurada. A pesar de los últimos descensos en el precio del crudo, Booth explica en su libro que el fondo de petróleo del país es "posiblemente el mayor logro individual de la Noruega moderna: la expresión definitiva de la autodisciplina y el control nórdicos, y un modelo de responsabilidad fiscal responsable". Asimismo, este británico casado con una danesa asegura que los noruegos "están tratando de diversificar su economía. Son un grupo resiliente y estarán bien. No estoy preocupado por ellos en lo más mínimo". Y añade: "Tienen un montón de oro".

No obstante, el principal problema que observa este periodista es el espíritu de las nuevas generaciones del país "que sólo ha conocido la prosperidad ridícula". Es más, Michael Booth recoge en su libro que "lo que he oído que todos quieren ser 'algo en los medios de comunicación' o abrir boutiques de cupcakes".

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 9

1
21-04-2017 / 12:07
Hurl
Puntuación 63

Noruega lo pasará mal cuando no tenga petróleo. Sobretodo porque no podrán continuar viviendo como hasta ahora, y bajar siempre es malo.

Dicho esto, son un país a admirar, ya que la mayoría de paises petroleros estan corrompidos, son dictaduras, en guerra... y ellos han formado un enorme fondo que amortiguará la caída durante décadas.

2
21-04-2017 / 14:18
Jesús Ramos Ramos
Puntuación 45

Canadá, mi país natal, también es un país a admirar. También es un país petrolero ya que tiene la 3ª reserva de petróleo más grande del mundo tras Venezuela y Arabia Saudí. Tampoco está corrompido ya que es el 9º país menos corrupto del mundo ni tiene dictadura ni guerra.

3
21-04-2017 / 17:28
Puntuación 15

Un gran país

4
21-04-2017 / 17:41
soy un político ladrón español
Puntuación 51

Si España tuviera petroleo, ya se lo habrían llevado crudo, nunca mejor dicho, los ladrones políticos.

5
21-04-2017 / 19:58
chesus
Puntuación 27

¿ Y en España cuantos viven del cuento y sin petroleo?

6
21-04-2017 / 20:03
Nor-luego
Puntuación 8

Ni tan ricos ni tan felices.

Los países escandinavos están en en plena disolución de su identidad y de su estructura nacional.

En aras de la progresía y del mundialismo multiculturalista se han convertido en los lugares donde existe menos libertad del mundo civilizado.

Los impuestos impiden el desarrollo, la censura de corrección política evita que los ciudadanos conozcan la realidad de su país: Delincuencia inmigrante, Estado inviable, sustitución de la población y de su forma de vida.

A ese ritmo, desaparecerán antes que el resto de las naciones europeas.

7
21-04-2017 / 20:33
Burden
Puntuación 16

Esas grandes naciones, Noruega y Canadá, no necesitan petróleo para ser ricas. Sus riquezas son sus forma de ser y de entender la vida. Su seriedad, sus certezas de que el bién común es mi propio bien , su forma de entender que el dinero de los impuestos es sagrado y debe ser empleado con mucho más precaución y dedicación que el dinero propio de cada individuo, Todo lo contrario a decir que el dínero publico no es de nadie como se ha dicho en este pais.

El petróleo importa muy poco en estas sociedades, ahí tiene Dinamarca o Suiza, otras dos enormes naciones que no tienen petroleo, y que demuestras que las riquezas naturales no es lo mas importante para la grandeza de las naciones.

Estas naciones grandes tiene otra peculiaridad común: los que se salen del camino correcto reciben la respuesta adecuada de sus sociedades, y los que más castigo reciben son los que mayores responsabilidades ostentan.

Una sociedad con esa mentalidad no necesita petróleo para ser una gran nación, primeramente en el orden moral y como consecuencia en el orden económico y en el disfrute de bienes materiales.

8
21-04-2017 / 21:51
Josep
Puntuación 16

Algo harán bien en Noruega que no saben hacer en Venezuela que tiene más petroleo.

9
22-04-2017 / 00:25
chaver
Puntuación 6

Creo que buena parte de que estos paises no esten corrompidos hasta la medula como otros es la educacion que reciben y que aplican ya que al no existir corrupcion se puede parar en cuanto se da el primer caso pero si ya lo dejas estas perdido y cada vez peor. Se puede cabar con la corrupción pero si la misma sociedad es corrupta, no hay nada que hacer.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter