Así son los nuevos aviones A380 de Singapore Airlines: más espacio y privacidad

Por Evasión | 6/11/2017 - 10:38

Singapore Airlines acaba de presentar la nueva configuración de su flota de aviones Airbus A380 que instalará el próximo mes después de un extenso programa de desarrollo de cuatro años. Siguiendo el lema de "espacio hecho personal, experimente la diferencia", la nueva oferta de cabina brinda más espacio y privacidad en todas las clases.

El nuevo Singapore Airlines A380 tiene 471 plazas distribuidas en cuatro clases: seis Singapore Airlines Suites, 78 asientos Business Class, 44 asientos Premium Economy Class y 343 asientos Economy Class. La investigación, el diseño, el desarrollo y la instalación de esta nueva configuración representa una inversión de 850 millones de dólares.

Las seis Singapore Airlines Suites, la sección más lujosa del avión, están ubicadas en la parte delantera de la cubierta superior. Cada suite está amueblada con una cama con reclinación ajustable y una lujosa silla de cuero. Para las parejas que viajen juntas, las camas de las dos primeras suites de cada pasillo se pueden convertir en una cama doble.

Cada asiento está tapizado por la compañía Poltrona Frau y es completamente ajustable mediante un panel de control electrónico. Su capacidad de giro se sitúa entre 135 y 270 grados y la reclinación alcanza los 45 grados.

Cada Suite también tiene un monitor Full HD de 32 pulgadas, un armario personal, diferentes compartimentos de equipaje, una caja de accesorios forrada en piel, alfombra y pared con iluminación ambiental. Sin embargo, la exclusividad de estas suites la marcan unos lavabos elegantemente amueblados.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter