El café con mantequilla, un imperio millonario que le llevará al éxito

Por Evasión | 18/04/2017 - 12:41 Actualizado: 12:56 - 18/04/17

La moda del café con mantequilla, que comenzó como una alocada idea del inversor Dave Asprey, se ha trasformado en un imperio millonario que ha conquistado a Occidente. Lanzado allá por el año 2000, la compañía norteamericana que lo produce, Bulletproof, ha diversificado su negocio y se ha convertido en una institución del sector de la salud y bienestar que organiza exclusivos campamentos para ejecutivos donde se enseñan las claves del éxito saludable.

Ingeniero, biohacker e inversionista en Silicon Valley, Dave Asprey probó por primera vez su futuro café con mantequilla en un viaje de retiro espiritual por Tíbet en el año 2000. Fue el Monte Kailash, uno de los lugares más sagrados de la región, el lugar donde le sirvieron una taza de té mezclado con mantequilla de yak. Este californiano cuenta que su energía y claridad mental aumentó en apenas cinco minutos.

A su vuelta, Dave Asprey trabajó por conseguir su propia versión de aquella bebida mágica, y así nació Bulletproof Coffee: una mezcla de café de alta calidad, con mantequilla orgánica y un aceite de coco especial llamado Brain Octane Oil. Aunque los beneficios del café con mantequilla no han sido demostrados científicamente, el director general de Bulletproof asegura que él lo sigue tomando todos los días y que su compañía ha vendido 48 millones de tazas.

Un paquete de 340 gramos de café Bulletproff cuesta 18,95 dólares, más del doble que en Starbucks. Una taza pequeña vale 4,25 dólares. No es de extrañar, por lo tanto, que la primera tienda se haya situado en Santa Mónica (California) y que entre su clientela destaquen  famosos actores de Hollywood.

Bulletproof, el método

En la actualidad, Bulletproof es una empresa que trabaja por dar respuesta a la siguiente pregunta: ¿cuáles son las cosas más simples que puedes hacer para ser mejor en todo? Y su misión pasa por "ayudar a que la gente se realice mejor, piense más rápido, y viva mejor usando una mezcla probada del conocimiento antiguo y de tecnologías avanzadas". "Bulletproof es el estado de alto rendimiento donde su cuerpo, mente y sistema nervioso trabajan juntos sin esfuerzo para ayudarle a realizar en niveles más allá de lo que usted desea", sentencia la compañía en su web.

El principal secreto de su metodología es muy simple, está basado en la grasa: "Las grasas y la cafeína estimulan el cerebro", por eso recomienda que todo el mundo desayune lo mismo que él, café solo con mantequilla. El propio Asprey lleva más de 15 años experimentando con su dieta, la forma de dormir y el ejercicio físico. Después de años de pruebas y análisis ha concluido que es conveniente seguir una dieta muy rica en grasas, al menos el 70% de la dieta debe estar compuesta de ellas.

Los campamentos de Dave Asprey

Este inversor no solo promociona este tipo de dietas a través de la venta de libros como The Bulletproof Diet, dando conferencias a lo largo del mundo o a través de su página web. Bulletproof organiza una serie de campamentos para ejecutivos, que pueden costar hasta 15.000 dólares, que sirven para poner en práctica la filosofía de vida de Dave que conlleva el aumento de la confianza, la claridad, la energía y la felicidad. Y la disminución del miedo, el estrés, o las preocupaciones.

El denominado 'Instituto de entrenamiento' se compone de tres campamentos:

- 'Ser un entrenador': un programa de entrenamiento de entrenadores de alto rendimiento para desarrollar el potencial humano.

- 'Tener en cuenta': programa pionero de 8 semanas que tiene el objetivo de aprender a usar la mente para conseguir la concentración plena.

- 'Ser ilimitado': un proceso experiencial que le lleva a "la libertad personal y el dominio de sí mismo".

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 3

1
18-04-2017 / 14:42
Manue
Puntuación 30

Una chorrada mas creada por un tipo listo que se va a forrar, sino lo ha hecho ya a costa de otros tipos que tienen mucha pasta y se creen todas esas idioteces....

2
18-04-2017 / 19:01
Chuspi
Puntuación 16

Tal cual lo que dice el 1. Ni yo lo diría mejor.

3
18-04-2017 / 23:51
chaver
Puntuación 8

Pues el numero 1 lo ha clavado, si señor.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google Friend Connect para garantizar la identidad de tus comentarios:

:
:
:
:

elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.



Evasión en Twitter