Famosos

"Con azotes y sin preservativo": la exactriz porno Stormy Daniels le cuenta al juez los detalles del sexo con Trump

  • Según ha declarado, el exmandatario estadounidense la azotó con una revista para cumplir con su fantasía 
  • Stormy Daniels ha relatado cómo conoció al marido de Melania Trump y cómo eran sus encuentros, en los que sostiene que no hubo agresiones pero sí "desequilibrio de poder"
  • Durante un encuentro en un hotel, Trump le confesó que Melania dormía en otra habitación del mismo

La exactriz porno Steffany Clifford, conocida como Stormy Daniels, ha afirmado este martes durante su testimonio como testigo en el juicio contra el expresidente de Estados Unidos Donald Trump por soborno que el magnate no la agredió verbal o físicamente cuando mantuvieron relaciones sexuales, si bien había un "desequilibrio de poder" evidente entre las partes.

"Se lo dije a muy pocas personas que habíamos tenido una relación sexual porque me daba vergüenza no haberlo parado (a tiempo)", ha explicado en el tribunal, agregando que, tras su encuentro, se fue "tan rápido como pudo".

La exactriz porno ha detallado que Trump, que sueña con un nuevo mandato, no le dio dinero ni su teléfono "ni nada por el estilo", mientras que tampoco le pidió mantener el encuentro confidencial o expresó preocupación por su esposa, Melania Trump, según ha recogido la cadena CNN.

Durante su testimonio, Clifford ha asegurado que espera que el exmandatario republicano "rinda cuentas" y que si es hallado culpable vaya a la cárcel. Preguntada por la abogada del magnate, Susan Necheles, sobre si le odia, la exactriz porno ha respondido afirmativamente.

Asimismo, ha reconocido que sabía que tenía riesgo de violar el acuerdo de confidencialidad cuando fue entrevistada para el programa 60 Minutes. Sobre este pacto, ha explicado que firmó con su nombre real, si bien en el papel aparecían seudónimos: Peggy Peterson para Daniels y David Dennison para Trump.

"Mi motivación no fue el dinero. Fue para quitarme la historia de encima", ha resaltado, agregando que se enteró de que el entonces abogado de Trump, Michael Cohen, estaba interesado en comprar la historia justo después de que saliese a la luz la grabación conocida como Access Hollywood en la que Trump se jactaba de sus relaciones sexuales con mujeres.

"Lo cual fue lo mejor que pudo haber pasado porque entonces estaría a salvo y la historia no saldría a la luz", ha testificado la exactriz porno, quien también ha reconocido que no le dijo nada a su entonces novio sobre la relación que mantuvo con Trump.

Por otro lado, Clifford ha asegurado que el entonces abogado de Trump, Michael Cohen, "no paraba de inventar excusas" para realizar el pago de 130.000 dólares acordado en virtud del acuerdo de confidencialidad. "No fue un retraso financiero, por lo que me preocupé aún más de que algo malo pudiera pasar. Y si no se hacía antes de las elecciones, nunca se haría", ha señalado.

El inicio de la relación

Clifford ha relatado que conoció al expresidente en 2006 durante un torneo de golf en el lago Tahoe. "Fue un encuentro muy breve", ha subrayado, agregando que su impresión es que era igual de mayor que su padre, que tenía por aquel entonces 60 años.

El guardaespaldas de Donald Trump, Keith Schiller, le preguntó a la actriz si quería cenar con el magnate, a lo que ella rechazó la invitación. Posteriormente, su publicista, Gina Rodriguez, la animó a acudir al encuentro. "Realmente no tenía ninguna expectativa", ha señalado.

Durante la cena, Trump le preguntó sobre su vida personal, incluyendo su familia, y también sobre su trabajo, especialmente por su salud sexual. "Estaba muy interesado en muchos detalles de mi negocio, lo cual me pareció muy interesante", ha señalado, agregando que hablaron brevemente sobre su esposa, Melania Trump, con quien no dormía en la misma habitación, confesó.

Ese mismo día, Daniels fue a la habitación de hotel del magnate, que describió como "siete veces más grande que su apartamento" y dijo que el marido de Melania Trump la recibió en pijama de satén, algo que sorprendió a la joven, quien le pidió que se cambiase, lo cual Trump hizo rápidamente.

Sentados en la misma habitación, según Daniels, hablaron durante unas dos horas de diversos temas, como cuántas veces Daniels se tenía que hacer pruebas para ver si tenía enfermedades sexuales en su trabajo como actriz, y de la posibilidad de que ella apareciese en el programa de televisión de Trump. También hablaron de la familia de Trump, y él le confesó que no dormía en la misma habitación que su esposa, Melania.

En un momento de la conversación, Daniels se cansó de que Trump fuese tan "arrogante y pomposo" en sus respuestas y le amenazó con azotarle con una revista -en la que el magnate salía en la portada- en el trasero, lo cual terminó haciendo.

Un día más tarde del encuentro, ambos se verían en un bar en el que estaba presente el campeón de la Super Bowl Ben Roethlisberger. En las semanas siguientes, Clifford y Trump se llamaron numerosas veces y se volvieron a encontrar en persona en 2007 durante el lanzamiento de su marca de vodka.

"Quería mantener ese tipo de relación porque la posibilidad de estar en The Apprentice todavía estaba en el aire", ha subrayado, en alusión a la promesa que le hizo el magnate de aparecer en este famoso programa de televisión.

La relación se fue enfriando después de que Trump descartara que Daniels pudiera hacer una aparición en The Apprentice. En este sentido, ha testificado que dejó de atender las llamadas del magnate, salvo cuando levantó el teléfono y el expresidente le comunicó que la actriz porno Jenna Jameson sería una invitada del programa.

El caso

La Fiscalía acusa a Trump de 34 delitos por presunta falsificación documental, dentro de una trama con la que habría intentado ocultar el pago de 130.000 dólares a Stormy Daniels para comprar su silencio y que no hablase de la relación extramatrimonial que mantuvieron en el marco de la campaña electoral de 2016.

Los cargos a los que se enfrenta Trump se remontan a una investigación iniciada por la oficina del fiscal del distrito de Manhattan a raíz de un supuesto plan del magnate para enterrar en los medios de comunicación varios escándalos sexuales.

En mayo de 2011, Clifford accedió a contar su historia a una revista a cambio de 15.000 dólares, si bien ella misma explicó en una entrevista concedida en 2018 al programa 60 Minutes de la cadena de televisión CBS que un hombre la amenazó mientras iba junto a su hija a una clase de gimnasia y decidió no hacerlo.

La irrupción de Trump en política cinco años después llevó a desempolvar los escándalos que habían acompañado al magnate durante su larga carrera pública. La actriz porno acabó firmando un acuerdo de confidencialidad de 130.000 dólares a cambio de no revelar esta supuesta relación extramatrimonial con el magnate y afirmó que lo hizo porque temía por su seguridad.

El entonces abogado de Trump Michael Cohen, quien también fue vicepresidente de la Organización Trump, gestionó el pago facilitando dicha cantidad desde su propio bolsillo y el expresidente le devolvió la cantidad encubierta en varios gastos legales dentro de los registros de la empresa. Cohen fue condenado en diciembre de 2018 a tres años de cárcel.

Por otro lado, en el entramado también figuran otros dos pagos secretos más: unos 150.000 dólares para la modelo Karen McDougal, que supuestamente había mantenido una relación extramatrimonial, y 30.000 dólares para un exportero que afirmó conocer una historia de dudosa veracidad sobre un hijo que habría tenido fuera del matrimonio, que posteriormente se descubrió que era falsa.

Ambos habrían recibido los citados pagos para que el tabloide National Enquirer, publicado por American Media Inc. (AMI) y favorable al expresidente, pudiese comprar los derechos de estas dos historias y que no saliesen a la luz.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud