Famosos

Juan Carlos I y Aznar, recibidos con gritos de viva el rey a su llegada: minuto a minuto de la boda de Almeida

La boda de José Luis Martínez- Almeida y Teresa Urquijo ha reunido a parte de los miembros de la familia del Rey. En la Iglesia de los Jesuitas, en la madrileña calle de Serrano, el Emérito se ha reencontrado con sus dos hijas y tres de sus ocho nietos. No ha acudido al templo la reina doña Sofía, aunque sí al banquete. Quienes no han asistido a la iglesia y tampoco van al convite son Felipe VI y doña Letizia y tampoco sus hijas. El jefe del Estado preside este sábado la final de la Copa del Rey de Fútbol en Sevilla entre el Bilbao y el Mallorca.

Recordemos que la abuela materna de Teresa es prima del emérito, Teresa de Borbón-Dos Sicilias y Borbón-Parma, con la que don Juan Carlos Mantiene una estrecha relación.

El enlace no es sin embargo el único motivo de este viaje del antiguo monarca ya que el lunes 8 de abril don Juan Carlos tiene previsto asistir al funeral en memoria de su sobrino Fernando Gómez Acebo, fallecido el pasado 1 de marzo. El emérito no estuvo presente en el entierro del hijo de su hermana Pilar por encontrarse en Bahrein en las carreras de la Fórmula 1.

A su llegada en solitario al número 104 de la calle Serrano, el Emérito ha podido escuchar gritos de Viva el Rey. También, el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, que acudía junto a su mujer, ha escuchado 'vivas' a las puertas de la parroquia situada a un paso de la llamada Milla de Oro, en el barrio de Salamanca, donde se erige la iglesia de San Francisco de Borja.

Almeida y Teresa anunciaron su compromiso hace apenas tres meses, cuando llevaban poco más de un año de relación. Su boda ha causado gran expectación porque ambos contrayentes son personalidades de gran relevancia social. Teresa Urquijo, flamante "primera dama" de la capital de España es nieta de Teresa de Borbón-Dos Sicilias y Borbón-Parma (86), prima del emérito Juan Carlos (86). De ahí que más de 100 medios gráficos se hayan acreditado para cubrir el evento en la entrada de la iglesia.

Faltaban diez minutos para las 11 de la mañana cuando comenzamos a ver llegar los primeros de los 350 invitados a la ceremonia religiosa, una cifra que aumenta hasta casi 600 en el banquete celebrado en la finca de 25 hectáreas que los abuelos de la señora de Martínez-Almeida poseen en Colmenar Viejo.

Esperanza Aguirre (72) y su marido, Fernando Ramírez de Haro y Valdés, llegaba casi a la vez que otro ex presidente madrileño (y alcalde), Alberto Ruiz-Gallardón (65) y su mujer, Mar Utrera. Minutos después llegaba Teresa de Borbon-Dos Sicilias y Borbon-Parma, la abuela de Teresa.

A las 11:27 hacía su aparición Almeida, emocionado, divertido, sonriente y nervioso ante la que se avecinaba: su gran día. El alcalde, elegante con un chaqué, ha saludado a los fotógrafos y periodistas allí congregados. "Muy nervioso, muy nervioso. Muy feliz, muy nervioso y muy agradecido a todos ustedes por estar aquí", han sido sus primeras palabras.

Apenas cinco minutos después, aparecía su 'jefe', Alberto Núñez Feijóo (62), presidente del Partido Popular, junto a su novia, Eva Cárdenas. El líder de la oposición fue recibido entre aplausos y gritos de "presidente".

Después llegó la infanta Cristina con su hijo Juan Urdangarin, apenas un minuto antes que el emérito. Más tarde, llegó la infanta Elena, con sus hijos Froilán y Victoria Federica.

El padre de Felipe VI ha llegado en un Audi, y con la ayuda de Vicente García-Mochales, quien le acompaña en muchos actos, ha desfilado por la entrada de la iglesia. Juan Carlos, apoyado en su bastón, ha saludado al público y a la prensa y por supuesto ha sido recibido por Almeida en la puerta de la parroquia, donde ambos han charlado brevemente. Cuando al Emérito se le ha caído el bastón y el novio se ha agachado a recogerlo.

La novia llegaba con un retraso de seis minutos, a las 12.09. Tras bajarse del vehículo, del brazo de su padre y ayudada por su mejor amiga, se ha dirigido hacia la entrada de iglesia ante la atenta mirada de periodistas y curiosos.

La veinteañera y analista inmobiliaria lucía un clásico vestido blanco con sumo detalle, el que usaron su madre y su abuela, retocado por Cristina Navascués, familiar de Martínez-Almeida. De corte recto, con velo de tul de seda, manga abullonada y una larga cola de casi tres metros, su caminar hacia el templo ha sido muy elegante. Como decimos, el modelo es un tesoro, una reliquia familiar que se utilizó hace 63 años por primera vez: el 6 de abril de 1961 lo lució Teresa de Borbón para casarse. Confeccionado por el diseñador Pedro Rodríguez, discípulo y amigo de Balenciaga, el mismo modelo volvió a llevarlo Beatriz Moreno de Borbón-Dos Sicilias, madre de la novia, cuando se casó, en junio de 1995, con Lucas Urquijo Fernández de Araoz, hoy padrino de la boda de su hija.

El alcalde ha llegado al altar acompañado de su hermana mayor, Casilda. Sus padres, Rafael Martínez-Almeida León Castillo y Ángela Navasqüés Cobián, fallecieron en 2012 y 2019, respectivamente. La música elegida ha sido de Boccherini y pasacalles de Madrid. Al final, ha sonado la canción Madre del grupo Hakuna.

Exactamente a las 13:20, Almeida su mujer, rebosantes de gozo y algo emocionados, ya casados, han salido al exterior del templo entre aplausos de los presentes. Ante la insistencia de los reporteros, el marido le ha dado un casto beso en la mejilla a la novia, que sonreía ruborizada.

Después, el señor y la señora Martínez-Almeida han abandonado el lugar en el coche de novios y se han alejado rumbo a Colmenar Viejo, donde está la finca de El canto de la cruz, y tiene lugar el banquete y la fiesta para celebrar el enlace de Almeida y su mujer.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud