Famosos

Tensión y fría cordialidad entre el chófer Gustavo y las hijas de María Teresa Campos en el hospital

Familiares de María Teresa Campos viajaron este lunes desde Málaga, en el coche de la periodista ingresada en estado grave, conducido por Gustavo, su chófer de toda la vida, para estar cerca de la presentadora ante la situación y compartir los duros momentos de sus hijas y el resto de la familia.

Pero cuentan que, si hay alguien realmente desolado, es el propio Gustavo, más que chófer, hombre de confianza de Teresa desde hace muchos años, con quien la madre de Terelu y Carmen Borrego compartía confidencias, alegrías y disgustos y quien nunca le ha fallado. Gente que ha conocido bien esta relación asegura que María Teresa tenía más confianza en Gustavo que en sus propias hijas.

Este hombre ha sido el guardián de sus secretos, de sus temores y de sus angustias, incluso de sentimientos que sólo compartía con él, al que consideraba el hijo que nunca había tenido. Teresa también apreciaba mucho a Ainhoa, la novia de su hombre de confianza.

Cuando la periodista todavía podía salir a la calle, aunque sólo en coche y de forma muy discreta, era para dar vueltas por Madrid junto a su querido conductor, al que le pedía que diera una vuelta por el Madrid de los Austrias, para ver el Palacio de Oriente, la Gran Vía y el centro de la ciudad, siempre tan animado y donde hacía mucho tiempo que ella no ponía los pies.

En los pasillos y en la sala de espera de la clínica Jiménez Diaz, donde se reúnen los allegados a la paciente, cuentan que Gustavo ha estado atento a facilitar todo lo que hiciera falta a la familia, aunque su relación con Carmen Borrego y Terelu trasmitía cierto distanciamiento.

Una cortés y educada frialdad que tuvo su origen en los rumores que hace meses tacharon al chófer de ser quien filtraba a los medios secretos domésticos de su jefa y amiga con el único objetivo de alimentar a Sálvame en sus últimos meses. Gustavo quedó señalado como el 'topo' de la familia, una acusación desmentida rotundamente por el conductor, muy dolido con Borrego y Terelu por su desconfianza hacia él.

Dada la triste situación que están viviendo y por el cariño que todos le tienen a Teresa, no es el momento de mostrar tensiones ni hacer reproches, pero podría ser que el día que falte María Teresa Gustavo cuente su verdad y otras verdades donde quede patente su lealtad hacia ella.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud