Casas Reales

Carlos III ya es casi el doble de rico que su madre, la reina Isabel II: su fortuna alcanza los 600 millones de libras

Carlos III ha superado en patrimonio a su madre, la reina Isabel II de Inglaterra. El monarca, antes incluso de su coronación el próximo sábado 6 de mayo, ya cuenta con una fortuna personal de más de 600 millones de libras esterlinas, lo que equivale a más de 670 millones de euros al tipo de cambio actual, por lo que ya es casi el doble de rico que lo que era su madre en el momento de su fallecimiento.

La lista del diario Sunday Times le atribuía el pasado año a la reina Isabel II una fortuna de solo 370 millones de libras esterlinas.

Lea tambiénEl príncipe Andrés, desesperado, exige a Carlos III su parte de la millonaria herencia de Isabel II

El diario The Times aseguraba el pasado domingo que Carlos III superaba a su madre, pero se quedaba en cuanto a riqueza muy por detrás de los 250 primeros ricos ingleses de la lista, que se completa con un total de 350 nombres. El actual rey británico se sitúa por debajo de los 250 primeros de la lista, pero supera a ricos ingleses muy conocidos, como la pareja de David y Victoria Beckham y el cantante Elton John.

Un exasesor de Carlos III contó el domingo a The Times que cuando era Príncipe de Gales, el actual rey salvaguardó los beneficios que recibió del Ducado de Cornualles, un conjunto de propiedades y negocios de todo tipo vinculados durante siglos a su estatus como príncipe heredero. El titular de estas posesiones es ahora el príncipe Guillermo.

Carlos III se volvió muy cuidadoso y reconstruyó sus finanzas después de divorciarse de Lady Diana, quien recibió 17 millones de libras esterlinas como parte de su acuerdo de divorcio a mediados de la década de 1990.

"Después de este acuerdo, se volvió cauteloso y comenzó a reservar parte del dinero del ducado. No se trata de grandes sumas, sino de unas pocas decenas de millones. Se decía que Camila había pagado una gran suma de dinero tras su matrimonio, pero esto no es correcto", aclara el asesor.

Galletas, cervezas y alquileres

Cuando era Príncipe de Gales, el rey Carlos mostró un excelente criterio comercial al aumentar las ganancias anuales del Ducado de Cornualles a través de nuevas empresas como Duchy Originals, una variedad de productos alimenticios elaborados en su granja en Highgrove House, que inicialmente vendía a través de Harrods y Fortnum & Mason. Comenzó con galletas y a estas le siguieron la cerveza, las hierbas medicinales y las herramientas de jardinería. La gama Duchy se vendió más tarde en Waitrose.

Pero no se quedó ahí, y después probó suerte en la construcción de viviendas de desarrollo sostenible de Poundbury, en las afueras de Dorchester, en Dorset. Y luego se comenzó a trabajar en un proyecto similar en Cornualles, y ahondó en el alquiler de negocios propiedad del ducado, que aumentaba ingresos gracias a alquilar locales en lugares como Londres, Milton Keynes y Cornualles. Esta actividad le proporcionó ingresos que se duplicaron hasta los 17,6 millones de libras durante la última década, y representan más de un tercio del dinero recaudado por el rey.

El ducado es una propiedad privada de mil millones de libras y otras inversiones que datan del siglo XIV. Sus propiedades incluyen 130.000 acres, 260 granjas, el campo de cricket Oval en el sur de Londres y el terreno en el que se encuentra la prisión de Dartmoor.

Lea tambiénCarlos III desahucia a Harry y Meghan de Frogmore Cottage para que su hermano Andrés tenga dónde vivir

Mientras fue príncipe, Carlos solo podía gastar una parte de los beneficios anuales del ducado, y recibió 212,7 millones de libras de esos beneficios solo entre 2012 y 2022. Con este dinero tuvo que afrontar sus gastos como Príncipe de Gales, que nunca fueron excesivos. Cabe recordar que el ahora rey siempre ha tenido un estilo de vida bastante frugal y casi austera. A menudo ha usado ropa y zapatos que comprados años atrás, y ha llegado a afirmar en una entrevista que concedió a la revista Vogue hace unos años que él era "una de esas personas que odia tirar cualquier cosa". También es conocido por ser meticuloso al apagar las luces, por ejemplo. 

La combinación de cierta sagacidad para los negocios, saber explotar sus "propiedades" y la capacidad para no ser "manirroto", han convertido al nuevo soberano británico en uno de las 250 personas más ricas de Inglaterra.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud