Casas Reales

Juan Carlos I: de dónde saca el millón de euros que cuestan sus abogados de Londres

El padre de Felipe VI contrató en julio de 2022 los servicios del despacho de abogados de Londres Carter-Ruck para hacer frente a la demanda por supuesto acoso que había interpuesto contra él Corinna Larsen. Este despacho sustituyó al anterior que le asesoraba, Clifford Chance. Un cambio de estrategia que llamó mucho la atención porque se produjo en pleno proceso de la tan polémica y debatida inmunidad del emérito como llave para frenar la demanda de la princesa alemana. La primera vista oral se celebró el pasado mes de noviembre. Solo por esa vista, el despacho facturó a don Juan Carlos 879.000 libras (un millón de euros aproximadamente), según ha publicado El Confidencial, que se pregunta también de dónde saca el emérito tanto dinero.

La factura solo contempla los servicios jurídicos prestados en esa audiciencia. El trabajo de representación se abona aparte, cita el digital. Además, Corinna, al haber perdido la apelación, deberá asumir el 50% de la mencionada factura, lo que implica que debera pagar medio millón de euros.

Desde Abu Dabi, el padre de Felipe VI sonrió tras esa resolución del 8 de noviembre. La Corte de Apelaciones reconocía la inmunidad don Juan Carlos en las actuaciones previas a su abdicación en junio de 2014.

Lea también - Juan Carlos I tributará en Emiratos, donde no existe el impuesto sobre la renta: bye bye, Hacienda española

En su demanda la princesa alemana también acusaba al CNI, dirigido entonces por Félix Sanz Roldán, de haber sido víctima de espionaje.

La cuestión que se desprende es cómo el rey emérito va a hacer frente a estos costes. El diario menciona la factura de noviembre, pero no fue no la primera. Antes, en julio, la firma Carter-Ruck representó a Juan Carlos I en una audiencia que se celebró en cuanto se procedió al cambio de abogados.

El ex jefe del Estado no percibe asignación de la Casa Real desde que Felipe VI se la retirara en marzo de 2020. Recibía 194.000. Además, desde su autoexpatriación a Emiratos, llevó a cabo dos regularizaciones de Hacienda: una por más de 600.000 y otra por 4 millones.

Hace solo unos días conocíamos que el rey emérito ha trasladado su domicilio fiscal a Emiratos. Esto significa que este año no hará la declaración de la renta en nuestro país sobre el ejercicio de 2022, sino que tributará desde su residencia en Abu Dabi, publicaba El Mundo, que, además, señalaba que con esta decisión don Juan Carlos se libra de que Hacienda investigue sus actividades económicas. La factura millonaria de los letrados de Londres solo viene a evidenciar que el emérito cuenta con medios para afrontarla. 

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud

Archivado en: